Vigila tu fiebre del emprendedor ¡que no te haga delirar!

fiebre del emprendedorBien no sé si alguna vez has oído hablar de la fiebre del emprendedor o si has leído algo acerca de ella. De hecho no estoy seguro si quiera que alguien haya escrito nunca sobre este tema. Pero si eres emprendedor, estoy seguro que la has padecido en algunos grados o es muy posible que reconozcas estos síntomas.

Mi caso agudo de fiebre del Emprendedor

Lo recuerdo perfectamente, era justo en la primavera del año 2000 y por primera vez lancé una idea de negocio con otros cuatro socios y el apoyo financiero de no pocos amigos con participaciones  minoritarias. Teníamos el dinero, habíamos desarrollado una plataforma online para contenidos, un plan financiero y una planificación perfecta.  Qué demonios incluso estábamos en medio de una burbuja tecnológica sin precedentes. Había más dinero que ideas.

Tras la presentación de la empresa y sus servicios recuerdo como nos reunimos los socios mayoritarios llenos de orgullo y la satisfacción de un trabajo bien hecho. No parábamos de bromear y pensar que el dorado estaba a la vuelta de la esquina.

Os podéis imaginar que los grados de nuestra fiebre iban subiendo y hasta creo que en algún momento reventaron el termómetro. Sin embargo en medio de esta celebración algo me intranquilizo bastante. Las palabras de mi hija diciendo “papa esta web de entrada es como un frontón. Una vez que llegas solo tengo ganas de rebotar a otra página”. Recuerdo que pensé va palabras de la niña pero ya me había dejado la mosca de tras de la oreja.

Efectivamente pasaron las semanas, meses y nadie se daba de alta o accedía a la página. Era el tiempo en el que Google no existía por el contrario eran los Altavista, Yahoo y Terra los que dominaban la era Internet y no todos los ordenadores estaban conectados.

Bueno aquello fue un buen batacazo, y el proyecto tras la explosión de la burbuja tuvo que adaptarse y retomar otro rumbo totalmente distinto pero esa ya es otra historia.

Aprende a reconocer los síntomas

Tienes fiebre del emprendedor si:

  • No sabes de donde van a venir tus ingresos
  • Si no has definido un modelo de negocio
  • Si no tienes planes alternativos
  • Si has lanzado tu negocio sin haber cerrado previamente ventas o clientes
  • Crees que tienes un buen producto pero nunca te han pagado por el antes
  • Piensas que ya has hecho todo y solo hay que esperar el dinero de los clientes

La cura: practica una gestión basada en hechos desde el primer día

La gestión basada en hechos es una medicina muy útil para el emprendedor. Consiste en lanzar las hipótesis de partida de tu negocio y recoger todas las evidencias que puedan confirmarla. Esto implica recoger información y actuar bajo el paraguas del método científico: lanzar una hipótesis, observar lo ocurrido, recoger los resultados, analizar los datos y tomar decisiones en base a lo recopilado.

Si, ya lo sé, me dirás que tengo que ver yo con un científico. Mi idea es buena al igual que mi oferta. Vale de acuerdo, te entiendo a todos los que somos emprendedores, nos agobia el quedarnos quietos. Somos personas de acción, por eso somos emprendedores… pero no te lances al vacío sin paracaídas.

Seguro que has oído hablar de la estrategia lean Start up: falla mucho, falla rápido y falla barato. Bueno esta estrategia es relativamente fácil de realizar cuando ya tienes una empresa montada, un blog o unos ingresos recurrentes generados. Es cierto que los costes de crear una empresa y desarrollar un producto (sobre todo para negocios basados en internet) son más asequibles, pero…  nunca está de más tomar las grandes decisiones con cierto conocimiento de causa.

Así que mi consejo es que recojas información sobre aquello que necesitas saber, la analices y confirmes o desmientas tus hipótesis de partida. Esto te va a permitir asegurar y desarrollar mejor tu proyecto empresarial.

Practicando la gestión basada en hechos para emprendedores

Para empezar siempre debes elegir el momento y no al revés. Es cierto que ahora la dificultad de la situación económica o tu situación personal pueden empujarte a lanzar una empresa. No es lo más recomendable. Es mejor madurar la idea y empezar poco a poco. Baby steps que dicen los ingleses. Así que demos cuatro pasos:

  1. Paso uno: el análisis fundamental para conocer la evolución económica
    Un análisis fundamental de la situación te permitirá hacer una evaluación completa de la situación económica actual y de los meses venideros. Los indicadores que debes contemplar son: crecimiento del PIB, evolución tipos de interés, volumen de deuda pública, evolución economía mundial, etc. Todo aquello que esté relacionado con la evolución económica del país y del continente.
  2. Paso dos: Análisis DAFO del sector en el que te introduces
    Analiza las soluciones que existen en el sector al que te diriges, ¿quiénes son tus competidores?, ¿cuál es tu solución al problema?, ¿se trata de un sector evergreen o de alto cambio tecnológico? Realiza tu análisis de debilidades amenazas fortalezas y  oportunidades. Sí, un DAFO no de tu negocio sino del sector al que te diriges frente a otros.
  3. Cash Flow o Ganancias de Capital: describiendo tu modelo de negocio
    Lo primero que debes decidir y esto depende totalmente de ti,  es tu modelo de negocio. Piensa si este se basa en acumular suscripciones de clientes poco a poco practicando una estrategia de cash flow. O por el contrario tu negocio se basa en ventas de proyectos puntuales. Ten en cuenta las implicaciones que tiene optar por uno o por otro modelo.
  4. Gestión de riesgos: protege tu patrimonio
    Este punto es el último pero el más importante. Nada te asegura el éxito, así que prepárate para el fracaso y eso supone ponerse en lo peor, que es cerrar y tener un montón de deudas, con bancos, proveedores, etc. Así que habla con un abogado o asesor de tal forma que si ocurre lo peor no tengas que responder con tu casa y te veas en la calle.

En resumen,  te recomiendo realizar lo primero un análisis fundamental de la situación económica, seguido de un análisis técnico del sector al que te diriges.

Ten en cuenta que en ambos casos es imposible que tengáis control sobre esta situación por que básicamente son variables externas y tú no tienes posibilidades de modificar los tipos de interés o las leyes que regulan el mercado. Así que no dirijas todos tus esfuerzos a estos dos puntos. Hazlos pero no te obsesiones o centres en ellos.

Céntrate en cambio sobre cómo vas a obtener el dinero.  Define bien tu modelo de negocio.  Desarrolla tu idea apoyándote en los hechos.  Trata de generar ventas antes incluso de crear tu empresa…Esto aumentará las probabilidades de éxito, pero ten en cuenta que solo las mejora así que por encima de todo, y si ya has decidido lanzarte a la piscina ¡aprende a proteger tu patrimonio desde el minuto uno!

Imagen por dommylive via photopin cc

Escrito por

Ramón Archanco es experto en inteligencia competitiva. Mi misión es trasformar el exceso de información en tu ventaja competitiva. En mi blog puedes saber más sobre la inteligencia competitiva, la gestión de conocimiento y la web profunda.

Si quieres leer más artículos de Ramón Archanco visita su página.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies