Cómo usar linkedin

Linkedin es una de las redes sociales profesionales más importantes y con más proyección que existen en la actualidad. Sorprende todavía el número de profesionales que todavía no le están sacando suficiente partido o muestran cierto miedo o rechazo o todavía no saben cómo usar Linkedin.

Esta herramienta es muy útil para construir nuestra marca personal porque nos ayuda con nuestros objetivos laborales ya que podemos diseñar diversas estrategias.

En el caso de los emprendedores, Linkedin es perfecto para captar potenciales socios, colaboradores o empleados. Además, sirve para mostrar nuestras experiencias, conocimientos, logros, habilidades y enseñar lo bueno que podemos hacer por los demás a través de la gestión de la red de recomendaciones.

Hace poco, el responsable de una empresa de tecnología me decía que ya no concebía la estrategia comercial sin esta red, ya que gran parte de su target se encuentra aquí, lo que le supone un ahorro de tiempo y costes considerable.

10 consejos sobre cómo usar Linkedin de forma eficaz

Veamos algunos consejos para sacarle jugo y que puedas aprender cómo se utiliza Linkedin, especialmente desde que ha introducido novedades para hacerlo más fácil y visual:

1. Utiliza una Foto profesional

Es un error grave no ponerla o usar una tipo DNI. La imagen es la primera impresión y ayuda a generar confianza.  Procura que sea profesional a la vez que natural.

Podemos dar un pequeño retoque fotográfico pero sin llegar a parecer lo que no somos, ya que luego podemos decepcionar en el cara a cara.

2. Defínete de forma específica

Huye de las definiciones genéricas del tipo “consultor en finanzas”, “abogado”, “médico”. Lo primero que ve el usuario de ti es la biografía inicial y el extracto. Estos son los primeros lugares para diferenciarte y captar la atención.

Para desmarcarte de los curriculums clónicos, cuenta los principales beneficios que obtendrá el cliente si te contrata.

3. Organiza y sintetiza tu información

No te obsesiones con tener un perfil interminable lleno de datos.  Si alguien entra en tu página y ve un exceso de información mal organizada, puede que opte por no seguir leyendo, especialmente en estos tiempos de fugacidad. Resume, sintetiza y recuerda que las cajas de datos son intercambiables.

¿Tienes una formación media pero una experiencia muy interesante? Colócala en primer lugar.

4. Pide recomendaciones

Un perfil sin recomendaciones queda muy desnudo e incompleto. Son la prueba palpable de que tu trabajo es eficaz. Pídeselas a clientes, socios y colaboradores para que quede constancia de lo bueno que aportas con tu empresa. Sin embargo, no hay que caer en las “sobredosis”.

Un listado demasiado largo no es eficaz porque los usuarios no tienen tiempo de leer y puede llegar a ser repetitivo. Selecciona a contactos de valor que hayan ocupado puestos relevantes en tu vida profesional y pide recomendaciones cortas sobre tus logros.

5. Participa en los grupos

Cuidado, no hace falta que te apuntes a todos. Escoge pocos pero relevantes para el sector de tu empresa y concéntrate en dar información de calidad con asiduidad, no en spammear.  

6. Haz y responde preguntas

Formular y responder a las preguntas de Linkedin es una buena manera de obtener visibilidad y que se vean tus conocimientos.

7. Aporta contenido extra

Tu perfil tiene que estar vivo y permanentemente actualizado, por lo que será una buena idea que lo enlaces con contenido adicional que dé una visión más profunda de tu empresa tal como tu web, blog, presentaciones de Slideshare…

8. Cuida las skills

Los contactos te buscan por las palabras clave por lo que mantén actualizadas las palabras clave y habilidades que te  definen a ti y a tu empresa.

9. Usa los endorsements

Al hilo de anterior, recientemente ha aparecido una nueva herramienta mediante la cual tus contactos pueden ratificar tu grado de conocimiento sobre una determinada materia. Esto te ayudará a aumentar tu credibilidad.

10. Revisa tus contactos

Como en todas las redes sociales, el crecimiento de nuestra red de contactos ha sido exponencial. Échale un vistazo y valora si es hora de eliminar aquellos que no te aporten o con los que apenas interacciones.

La calidad de tu perfil también se mide por la calidad de tus contactos.

Hasta aquí consejos para aprender cómo usar Linkedin para potenciar tu perfil para ayudarte con tu marca personal como emprendedor.

Ahora vamos a ver qué pasos hay que dar una vez que nos hemos posicionado como empresarios. Es entonces cuando llega el momento de usar nuestra marca personal para potenciar la imagen corporativa.

En esta tarea no estamos solos. Cabe reseñar que, cuando hacemos una estrategia empresarial en Linkedin,  tenemos que coordinarnos con el resto de nuestro equipo para que ésta sea lo más efectiva posible. Como emprendedor, te apoyarás en tus colaboradores para que te ayuden a viralizar contenidos, gestionar páginas, grupos… Recuerda la máxima de que en una empresa todos vendemos y ayudamos a construir una potente red de contactos centrada en dar el máximo valor al cliente final.

Veamos cómo conjugar la marca personal y corporativa en Linkedin.

Cómo utilizar tu marca personal para potenciar tu negocio

1. Crea una página

El primer paso es crear tu propia página de empresa. La puedes administrar tú mismo o alguien de tu confianza.  Sirve para obtener visibilidad y que los usuarios conozcan más cosas sobre tu proyecto (especialidades, empleados, novedades…). Recuerda que puedes publicar las noticias corporativas, las entradas de tu blog o las actualizaciones de tu estado y focalizarlas sólo hacia la tipología de seguidores que te interese. Procura optimizar la imagen y cubrir todos los datos de contacto para que el usuario se lleve la mejor experiencia.

2. Gestiona tu propio grupo

¿Cansado de dar contenido en otros grupos? Sin dejar de hacerlo, un grupo corporativo manejado por ti es una buena herramienta para dar a conocer la imagen de tu empresa. Lo ideal es que lo administréis varios miembros de tu equipo y que regularmente subáis contenidos interesantes, bajo las pautas de un calendario y un orden. ¡Ojo! No es cuestión de bombardear  a nuestros usuarios con noticias corporativas. Recuerda la regla del 80/20. Cuelga debates sobre tu sector, tendencias, noticias y vete construyendo una relación fuerte con tu comunidad. Cuando hagas un nuevo contacto, procura invitarlo al grupo. De esta forma, posicionarás la página como un lugar interesante en Linkedin donde los usuarios obtendrán información relevante.

Además, acuérdate de que los usuarios pueden recibir una notificación cada vez que publiques contenido, con lo que irá aumentando tu nivel de personal branding y expertise.

Controla quién puede subir contenido. A veces los grupos acaban convirtiéndose en un listado interminable de debates que apenas se leen porque muchos usuarios los usan para la pura promoción. Decide quién sube qué.

Enlaza tu grupo con los perfiles de Twitter para que se publiquen las actualizaciones. Pero ten en cuenta que no interesa lo mismo en Twitter o Facebook que en Linkedin. Evita lo personal y céntrate en lo profesional.

3. Todos “vendemos”

Linkedin está permanentemente vivo  y en movimiento, por lo que es curioso observar el recelo de muchos CEO´s y directivos a mostrar su imagen o su curriculum completo. Hay que recalcar que en una empresa, sobre todo si es pequeña, todos contribuimos a generar contactos que potencialmente puedan ser clientes o colaboradores. Por eso es importante que todos los miembros clave de la organización participen con su imagen y cv actualizados.

Si eres el “capitán del barco”, haz un repaso de quiénes son las personas más significativas de tu equipo y procura darles visibilidad en Linkedin.  Cualquiera de ellas puede ser contactada por vuestro próximo gran cliente.

4. Crea una red de contactos estratégica

Tu equipo y tú buscaréis los contactos segmentando por las múltiples opciones que da Linkedin, además de observar otros grupos y páginas de empresa. Seleccionareis los que se correspondan con vuestro target y encajen en vuestra estrategia. Después,  compartiréis los contactos y crearéis una estrategia de desvirtualización. Como ya hemos dicho, no hace falta conocer a todo el mundo sino solo a “quien importa”.

5. Usa la función empleos

Tu gente de RRHH te lo agradecerá. Muy útil para buscar empleados y publicar ofertas para puestos cualificados.  También lograrás dar confianza al talento que quieras atraer con perfiles cuidados de tus colaboradores y de tu empresa.

Si necesitas para tu web un hosting de calidad a muy buen precio en Emprenderalia te recomendamos Hostinger. Puedes tener tu hosting por sólo 0,80 € al mes ($0.99).
Web Hosting