Millones de personas utilizamos a diario las redes sociales, y no solo para ver fotos de gatitos o enterarnos de lo que hacen los amigos; seguro que tú también sigues a unas cuantas empresas en Facebook o Twitter, ¿verdad?

Si eres emprendedor, es imprescindible que utilices las redes sociales, tanto para estar en contacto con tus clientes como para atraer a aquellos potenciales.

– “Pero mi sector no está orientado a internet, tengo un restaurante/empresa de reformas/negocio local”

Si ése es tu caso, mejor aún, ya que llegando el primero podrás aprovechar la ausencia de competencia online. Las redes sociales maximizan el poder del boca a boca, y son un entorno perfecto para, por un lado, llegar a un gran número de clientes potenciales de forma fácil y sin gastar un duro y, por otro, crear una comunidad activa alrededor de tu empresa.

La importancia del branding social

Si quieres que tu empresa llegue lejos gracias a las redes, guarda esta palabra a fuego en tu plan de negocio: el branding. Aunque suene algo rimbombante, no es más que el proceso por el que se construye una marca, dotándola de valores y personalidad.

En un proceso de branding hay que tener en cuenta, por una parte, la imagen “tangible” de la marca: el logotipo, el nombre, la calidad de su servicio o producto… y, por otra, el tema que nos ocupa aquí: los valores que la marca transmite, su personalidad, lo que queremos que los demás piensen de nosotros. Esto lo conseguimos mostrando aquellas cualidades que queremos destacar de nuestra empresa: innovadora, grande o pequeña, tradicional, familiar, artesana…

La presencia online nos proporciona herramientas valiosísimas para conseguir que los clientes nos asocien con esa identidad que queremos transmitir.

El marketing emocional

Tengamos algo claro desde el principio: no has decidido emprender para hacer amigos, sino para ganar dinero. Pero aquellas empresas en las que más confiamos son las que, en cierto modo se humanizan. Y en esto consiste el marketing emocional: en vender apelando, directamente, a los sentimientos de la gente.

Puedes ver un ejemplo muy claro en esta campaña de anuncios de TV de una conocida marca de electrodomésticos. En estos spots, lo importante no son las características de los hornos o los lavavajillas, sino la gente que sale en ellos: ese trabajador de la fábrica que podría ser perfectamente tu primo Manolo. Los anuncios apelan a tu corazoncito, te dicen “eh, mira, hemos hecho esto aquí, con gente como tú, no en una fábrica desconocida a miles de kilómetros”.

Artículo relacionado:  7 consejos para elegir un proveedor de e-mail marketing

Lo bueno del marketing emocional es que cualquiera puede hacerlo, y totalmente gratis: solo se trata de vender contando historias, y es una forma genial de construir tu marca personal. Puedes contar los inicios de tu empresa, rememorar ese punto de inflexión en tu vida que te hizo decidirte a emprender, o cualquier otra historia que crees que pueda ser interesante para que tus futuros clientes se identifiquen contigo.

Cuando humanizas tu empresa, los demás pueden ver a la persona que hay tras ella. No temas ese añadido emocional, ya que en este caso es muy positivo: en las decisiones de compra, los sentimientos juegan un papel muy importante.

Las relaciones de valor se construyen con valor

Si jugamos bien la carta del marketing emocional podremos conseguir muchos clientes pero, ¿qué hacemos con ellos después?

Piensa, por un momento, en el tipo de cliente que quieres para tu empresa. Todos queremos clientes fieles, no gente que viene, aprovecha una oferta en un determinado momento y se va. Queremos clientes a los que podamos llamar amigos: que vuelvan a nosotros una y otra vez, que se dejen aconsejar, que nos recomienden a los demás, que hablen bien de nosotros. Queremos, en definitiva, construir una comunidad alrededor de nuestra marca.

Tendrás que dedicar bastante tiempo y esfuerzo: las cosas que merecen la pena no se consiguen en un par de días, pero si sigues una estrategia adecuada llegarás a gran cantidad de gente y te garantizo que, con el tiempo, obtendrás resultados.

Si estás utilizando las redes sociales de la empresa solo para promocionar aquello que vendes, deja de hacerlo de inmediato, porque estás cometiendo un grandísimo error (quizá el más importante).

Ponte en el lugar del cliente, e imagina que sigues a una empresa que solo se dedica a poner enlaces de sus productos cada cierto tiempo. ¿Qué pensarías? Que es una empresa aburrida, que lleva las redes sociales con desgana, que está haciendo spam. Seguramente dejarías de seguirla al poco tiempo. ¿Sabes por qué? Porque no te aporta nada.

Las redes sociales son caminos de doble vía, y debemos interactuar con nuestros clientes, haciéndolos partícipes de la comunicación. Si queremos que sean nuestros “amigos”, debemos tratarlos como tal: ofreciendo antes de pedir.

Es fácil comenzar a construir relaciones a pequeña escala: ofrece consejos útiles para tus clientes relacionados con tu sector, pide opiniones y sugerencias sobre tus productos o servicios, expón tus pensamientos, responde siempre a las interacciones de tus usuarios y comparte información interesante. Si das mucho antes de pedir nada, la imagen que tus clientes tienen de la empresa mejorará de forma ostensible, y las páginas de las redes sociales dejarán de ser un mero escaparate para mostrar que tu empresa es cercana, que aporta contenidos valiosos o útiles para los demás, que está comprometida con su comunidad de clientes.

Artículo relacionado:  Cómo ganar visibilidad en Internet

Esto no significa que dejes de promocionar tus productos, ni mucho menos: el usuario admitirá tu promoción como algo natural a cambio del valor que ofreces, y la recibirá de forma mucho más positiva. Pero no te pases: las publicaciones promocionales no deberían superar el 20% del total.

Si la web de tu empresa tiene un blog, o tienes posibilidad de crearlo, ¡perfecto! Establece un plan de publicaciones periódicas para poder actualizarlo con frecuencia, publicando siempre contenido de valor para tus clientes. Mantener un blog te llevará bastante tiempo, pero tus esfuerzos se verán recompensados de tres formas:

  • Por un lado y como vimos antes, estarás proporcionando contenido útil a tu comunidad de usuarios.
  • Por otro, la posición de tu web en las búsquedas de Google subirá como la espuma (a Google le encantan las páginas que se actualizan con frecuencia).
  • Y, por último, conseguirás muchos clientes potenciales que lleguen a tu web gracias a la búsqueda de esos contenidos.

Como ves, crear tu imagen de marca y mantener una buena reputación online no es cosa de un día, pero el esfuerzo realmente merece la pena.

Y tú, ¿cómo gestionas las cuentas de tu empresa en las redes sociales?

 

Sobre el autor, Marah Villaverde

Marah Villaverde es bloguera, fotógrafa, traductora, inquieta por la naturaleza y apasionada de la tecnología y los gadgets. Escribe en geekpunto.com, y en su vida offline disfruta de los gatos, la lluvia, el mar, el cine y las letras.