En la actualidad, disponer de un ecommerce es una brillante idea para hacer crecer nuestro negocio. No solo conseguimos acercarnos a una mayor cantidad de clientes, sino que podemos acrecentar nuestros ingresos, facilitando un sistema de pago sencillo.

Pero, para que esto se haga realidad, lo primero es conseguir una página atractiva, con imágenes de primera calidad, que logren acercar los productos a los compradores potenciales.

La fotografía es fundamental para que el negocio prospere

Son muchos los beneficios que nos aporta una buena foto del producto que queremos vender.

Para comenzar, hace que nuestra página se vea realmente seria y que inspire confianza a los clientes, para que sigan navegando en ella. Si logramos esto último, tenemos más posibilidad de conseguir una venta.

Además, es importante no limitar excesivamente el número de fotografías ya que, al mostrar al cliente varias perspectivas del producto, facilitamos su acercamiento al mismo.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es fundamental que veamos todas las ventajas de contar con una excelente exposición de lo que vendemos.

La calidad por encima de todo

Obviamente, la profesionalidad es una etiqueta necesaria cuando nos presentamos como vendedores. En este sentido, si presentamos fotografías de mala calidad, nos mostraremos como comerciantes aficionados, sin la experiencia suficiente y, por tanto, con menos seriedad, a pesar de que seamos experimentados.

Por estas razones siempre se recomienda trabajar con un fotógrafo de producto, ya que ponemos en las manos de un profesional de la fotografía la parte gráfica de nuestro negocio. Este especialista se encargará de tomar las mejores fotos desde el ángulo y set adecuado. Además, su experiencia le otorga la capacidad de hacer zoom sobre los detalles más destacables del producto para potenciarlo, así como adaptar cada fotografía al color, tamaño y resolución adecuadas para que los usuarios las visualicen correctamente.

Nuevamente, cobra importancia esa primera impresión que debemos causar. Ante una mayor pulcritud fotográfica, más confianza proyectaremos a los futuros clientes. Así, la calidad óptima de cada fotografía formará parte de nuestra marca y permitirá al comprador ver con detalle cada producto, sabiendo que está ante comerciantes profesionales.

Impresionar desde el primer vistazo

En un ecommerce es necesario mostrar algo agradable a la vista. Si creamos una tienda online caótica, posiblemente terminaremos por crear dolor de cabeza al visitante, que no dudará en irse a otro sitio web.

Para lograr atraer al visitante es preciso impresionarle desde los 3 primeros segundos que está en la página de nuestro negocio. Esto hará que quiera seguir navegando, aun cuando no haya tenido la intención primera de comprarnos un producto específico.

La imagen del producto debe ser muy atractiva, que incite a leer los detalles del mismo. En cambio, si esperamos que el posible comprador lea primero, antes de ver el producto, no tendremos éxito en nuestra venta.

Por supuesto que es imprescindible una buena descripción, pero una o varias fotografías buenas de lo que queremos vender terminará por convencer.

Ofrecemos más información de los productos

Como adelantábamos antes, la información escrita de un determinado producto es muy valiosa, sobre todo por el futuro cliente meticuloso. Pero si a esta se le añade una imagen, que termine por mostrar los detalles de lo que pretendemos vender, estaremos más cerca de cerrar una transacción..

Muchas veces, la imagen resulta más convincente que la descripción escrita, en lo que se refiere a un ecommerce. Debemos esforzarnos en no descuidar ninguno de estos dos aspectos.

Es más sencillo convencer con imágenes

Ya nos queda claro que una imagen es mucho más valorada que una descripción, aunque esta última debe mostrar los detalles que requiere el comprador para terminar de convencerse.

Lo que debemos preguntarnos es si una sola fotografía es suficiente para llegar al cliente. A veces, es preciso acercarse al comprador potencial con diversas perspectivas, que muestren las características que describimos del producto a vender.

Por ejemplo, si queremos promocionar un alimento, mostrar la etiqueta original, con los ingredientes y las propiedades del mismo, nos ayuda a reforzar la confianza de nuestro servicio.

Saber adaptar la tienda online al tipo de productos que vendemos.

Son muchos aspectos a tener en cuenta a la hora de hacer fotografías para promocionar nuestros productos. Debemos concienciarnos de lo distintas que deben ser las imágenes de una tienda que vende alimentos a otra que oferta muebles, coches, etc.

Del mismo modo, si lo que pretendemos es vender ropa, será más sencillo exponerla sobre un modelo humano que sobre un escaparate o un maniquí. Es cierto que el presupuesto con el que contemos puede marcar la diferencia, pero merecerá la pena invertir un poco más, esperando aumentar las ganancias a corto plazo.

Al fin, el catálogo que presentemos a nuestro público debe estar optimizado, con fotografías de alta calidad, en donde se muestren las mejores perspectivas y se tengan presentes aspectos tan importantes como la luz, el fondo, el color, las dimensiones del producto, etc.

El objetivo es despejar las dudas del comprador

Para despejar las dudas del comprador, es preciso intentar hacerle intuir las dimensiones del producto o cómo puede combinarlo, por ejemplo, en caso de que intervenga en la decoración de su hogar.

Ante la duda del tamaño o por una difícil apreciación del color, el posible comprador puede decidir no adquirir lo que queremos vender o, lo que es peor, irse a la competencia. Una fotografía experta debe suplir esas carencias, haciéndole ver la perspectiva y aprovechando la luz, que facilite observar perfectamente el tono del producto.

Asimismo, en caso de que ofrezcamos muebles, si en la imagen podemos darle al cliente un ejemplo de cómo puede incluir un determinado artículo en su casa, habremos logrado más posibilidades para conseguir el éxito en nuestro propósito de venta.

Como conclusión, en un ecommerce, la imagen es fundamental si deseamos convencer a un cliente de que compre un determinado producto. Para este objetivo necesitamos el trabajo de un profesional en fotografía, que sepa captar a la perfección la perspectiva de nuestros artículos, además de ofrecernos la máxima calidad.

Si necesitas un buen hosting para tu web nosotros recomendamos Hostinger por ser el hosting más barato de mejor calidad, tienes un hosting desde sólo 0,99 € al mes ($0.99) con dominio gratis incluido. Y si quieres empezar a vender por internet de forma fácil en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Puedes probarlo gratis durante 14 días.

Shopify

Banner shopify