como crear la marca de tu empresa

Una vez que has decidido crear tu propia empresa, el siguiente paso es crear tu propia marca. No importa si tu negocio es grande o pequeño. Lo importante es que a partir de ahora tendrás una marca, y si no la manejas de forma adecuada podrás tener un grave problema.

La marca es lo más importante a tomar en cuenta cuando si quieres vender productos o servicios con tu empresa. Es lo que llama al éxito o al fracaso, porque tu marca lo dirá todo por sí misma, ya quieras vender, ropa, cosméticos, zapatos, servicios, etc. Y ésta deberá estar conectada de manera emocional con tus futuros clientes.

Cómo empezar tu marca desde cero

La marca es la idea que tus clientes construirán a partir del producto o servicio que generes. Por lo que construir tu marca debe ser una prioridad. Y no basta con construirla, porque también debes crear expectativas interesantes y además, satisfacer a tus clientes cumpliéndolas.

Estamos expuestos a una gran cantidad de marcas constantemente. Las encontramos por todas partes, ya que se nos presentan mediante medios tan variados que somos nosotros quienes acabamos siendo el medio de divulgación. Terminamos portando las marcas de los demás sin siquiera pensarlo. Estamos acostumbrados a vivir entre muchas de ellas, que muchas veces no nos damos cuenta de nuestro grado de aceptación.

Una marca está compuesta por una serie de elementos psicológicos, gráficos y verbales que portan vínculos emocionales, además de valores que no podemos manipular y que les llegan a los clientes. Vivimos entre marcas, por las mañanas nos despertamos sobre una marca, comemos y olemos marcas, caminamos sobre y a través de las marcas, es imposible prescindir de ellas.

11 consejos útiles

  1. No olvides tener tu plan de negocio bien estructurado, es vital antes de crear tu marca. Ya que de esta manera conocerás a la perfección y al detalle tu producto o servicio, y cómo se desarrollará en el tiempo.
  2. Elige una marca que se base en las relaciones humanas, y que aporte información a la vez que ayude a mejorar la vida de las personas, y que no únicamente esté enfocado en lo comercial.
  3. Elige una marca que satisfaga las necesidades de sus clientes y que con su uso mejoren su vida. Así crearás ese tan valorado vínculo emocional.
  4. Busca la mayor cantidad de información e inspiración sobre la imagen de la marca que deseas construir. Y no olvides estar al pendiente de tus competidores, te ayudarán a tener pautas en tu camino. Analiza tu proyecto en profundidad y su entorno.
  5. Busca un buen posicionamiento para tu marca, para que así puedas desarrollar la estrategia adecuada. De esta manera también lograrás reducir el impacto de tus debilidades fortaleciendo tus fuerzas.
  6. Traslada las estrategias defensivas y ofensivas en planes de acción, calendarios y presupuestos. Esto te permitirá llevar a cabo acciones de comunicación y de mercadotecnia para el lanzamiento próximo de tu marca. Lo que comúnmente llamamos “implementación”.
  7. Elige un nombre que represente realmente, lo necesitas para llegar a tus clientes.
  8. Traslada ese nombre a un conjunto de elementos visuales. Es muy importante generar un logotipo con elementos visuales y conceptuales de tu empresa.
  9. Consigue visibilidad creando una página web.
  10. Haz eventos, descuentos, promociones, campañas con influencers, bloggers… en fin, ¡tienes que hacerlo en grande! Y por ningún motivo olvides los emails con las newsletters, son más importantes de lo que crees.
  11. Por último, pon atención a todos los requerimientos, gestiones y trámites para no caer en el error de querer duplicar nombres o abrir una sociedad que no es la adecuada para tu producto o servicio. Estate al tanto de las inscripciones en el registro mercantil, tu dominio, el hosting para la web, la creación de la página web y de su contenido, etc.

Recuerda que las marcas necesitan tener presencia offline y online por medio de las redes sociales, una web, blogs, etc., por eso hay que construir una buena imagen también en internet. Así fortalecerás tu imagen de marca y venderá con mayor facilidad tus productos o servicios.

Para finalizar, no debes dejar atrás tu plan de marketing, el cual debe estar bien estructurado. Y no olvides que lo mejor es trabajar con objetivos realistas, y sobre todo que se puedan medir y cumplir. Soñar es fácil, pero tener todo calculado, pensado y estructurado, te va a proporcionar esa tranquilidad que como empresario necesitas.

El objetivo de un plan de marketing es desarrollar diversas acciones que ayuden a mejorar la capacidad de venta de los productos o servicios que estas ofreciendo. Estos objetivos deben medirse tanto en ventas, como en oportunidades de venta.

Iniciar un negocio es tarea complicada y hacerlo sin asesoramiento es todavía más difícil. Sin embargo, no es imposible, ¡todo se puede hacer! Lo único que faltan son las ganas de hacerlo y un buen plan.

Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales:
Si estás pensando en montar tu propia tienda online en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Una forma sencilla y económica de emprender.