Importar de China: El mito del producto basura

Importar en China: el mito sobre el producto basura

Seguramente has oído alguna vez afirmaciones tipo: “en China solamente se fabrica basura” o “todos los productos de China son de mala calidad”. Lo dice mucha gente. Se menciona en numerosos sitios en Internet. Y es que el mito del producto basura chino está bastante extendido.

Sin embargo, esos comentarios suelen venir de personas con poco o ningún conocimiento de China, ni de su economía, ni de su tejido empresarial. O de gente que ha tenido una mala experiencia con algún producto fabricado en ese país.

Afirmar que todo lo que se fabrica en China es de mala calidad sería algo así como pensar que en España todos somos toreros. En China hay mala calidad, y buena. Igual que ocurre en nuestro país, en China existen empresas que cuidan la producción de sus productos, y otras que no. Hay empresas que trabajan con materia prima de alta calidad, y otras no. Y así.

Pongamos un ejemplo. Quieres comprar una lámpara. Tu presupuesto te permite pagar una de buena calidad, en una tienda de cierta reputación. Por el contrario, decides comprarla en un sitio donde sabes perfectamente que será de dudosa calidad, pero donde ahorrarás el 50%, o más. Tu decisión es correcta. Está bien buscar los mejores precios, las gangas, pero quejarse más tarde si algo le pasa a la lámpara no tendrá sentido.

Eso mismo ocurre cuando importas de China: podrás comprar tu producto con mayor o menor calidad, y eso dependerá  de tu inversión, en gran parte. También existen otros aspectos esenciales en fases más avanzadas del proceso de importación, y que compartiré contigo en los dos siguientes artículos. No obstante, siempre debes ser tú quién defina la calidad de tu producto antes de importar de China.

Muchas marcas conocidas fabrican sus productos en China. De hecho, es probable que ahora mismo lleves puesta alguna prenda fabricada en China. Y casi con total garantía, tu ordenador desde el que lees este artículo, si no ha sido fabricado allí, algún componente interno fue ensamblado en China.

Esas marcas conocidas ejecutan sus procesos de fabricación siguiendo los parámetros de calidad que ellos establecen. Determinan la materia prima deseada para fabricar el producto y realizan controles de calidad para que el resultado final sea el esperado.

Además, habrás escuchado muchas veces que: “China es la fábrica del mundo”. Hay un abanico enorme de productos que pueden fabricarse allí y ser exportados a cualquier parte de planeta. Si has pensado en importar de China, y aún no te has decidido, es bastante probable que sea elevada la cantidad de dinero que podrías estar ahorrando cada mes. Por lo que cada mes que pasa, es dinero que —digámoslo así— “estás perdiendo”.

Importar productos de calidad de China no es algo que esté únicamente al alcance de las grandes multinacionales. Tú también puedes importar tu producto de China, al margen del tamaño de tu negocio. Pero, si no lo has hecho aún, si todavía no has importado porque dudas de la calidad, deberás dejar a un lado el mito del producto basura chino. Es el primer paso fundamental para comenzar a ahorrar mucho dinero en la fabricación de tu producto.

 

Sobre el autor, David Ruiz

Soy uno de los socios fundadores de ZEinter, empresa consultora de negocios especialista en China. Ayudamos a autónomos, pequeñas y medianas empresas a ahorrar y ganar dinero a través de importaciones, exportaciones y negocios relacionados con China.

Imagen por: Stuck in Customs 

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.