Cómo transformar tu idea en un negocio

Emprender para dummies: metodologías lean de creación de empresas

por Xavi Sanchez el 1 agosto 2012

metologias leanEn los últimos años han “nacido” una serie de metodologías, agrupadas bajo el nombre de Lean, para la creación de empresas y desarrollo de productos/servicios (generalmente en proyectos tecnológicos).

Las 3 más conocidas son Customer Development de Steve Blank, Lean Startup de Eric Ries y Running Lean de Ash Maruya, compartiendo las 3 muchos elementos en común y una filosofía base: el desarrollo del producto y de la empresa debe de estar profundamente ligado al cliente.

El nombre de Lean viene dado por la comparación con la metodología lean de Toyota a la producción industrial, que tiene uno de sus puntos clave en la minimización del desperdicio (waste). Esto sirvió de inspiración a las metodologías lean de creación de empresas, que pretenden eliminar el desperdicio que se produce desarrollando un producto que al final nadie quiere porque no se conocían verdaderamente las necesidades del clientes.

Tal como dice el nombre de Customer Development, hablamos de métodos para el desarrollo de productos con enfoque total al cliente. Cada metodología tiene sus fases y diferentes aproximaciones, pero son totalmente compatibles y siempre con el objetivo de conocer realmente los problemas del cliente y validar todas nuestras hipótesis sobre la solución a desarrollar, el mercado, los canales…

El punto fuerte de Customer Development es la fase previa a empezar el propio desarrollo, que consiste en lo que llaman Customer Discovery, descubrimiento de clientes, con lo que obtenemos si existe público para nuestra idea y empezamos a conocer a nuestros posibles clientes.

El punto fuerte de Lean Startup es el propio desarrollo del producto, con un sistema de validación y aprendizaje continuo, que nos propone plantear el desarrollo como una serie de experimentos que nos proporcione auténtico conocimiento sobre el cliente y sus necesidades. Para esto usamos un sistema de prototipado que han bautizado como Producto Mínimo Viable (MVP) y un conjunto de métricas para validar empíricamente nuestras hipótesis con cada nueva iteración del MVP.
Running Lean vendría a ser una mezcla de las anteriores metodologías, con una adaptación del business model canvas (lean canvas), y un enfoque muy orientado al desarrollo de aplicaciones web.

La grandeza de estas metodologías lean es poder minimizar el uso de recursos, tiempo y dinero, en las etapas iniciales de una startup, obteniendo unos resultados más sólidos y validados por el camino. Al nivel más extremo podemos incluso descartar un nuevo proyecto en sus primeras fases, sin haber perdido desarrollando algo que luego nadie quiere.
Aquello de constrúyelo que los clientes ya vendrán, pasó a la historia hace mucho tiempo.

No te pierdas el resto de artículos de la serie Emprender para Dummies.