10 razones para emprender por Julio Pérez

Emprender

Una vez que has emprendido un negocio, el día a día te absorbe hasta tal punto que no tienes tiempo para mirar atrás y reflexionar sobre por qué emprendiste y cuáles fueron las razones que te llevaron a ello. En este post intentaré exponer al menos las 10 razones por las que yo lo hice:

#1: Económico

La persona que diga que le gustaría emprender un negocio y no para ganar más dinero miente, al menos parcialmente. Todo aquel que crea una empresa es para ganar dinero, y siempre ganando más que trabajando por cuenta ajena.

Las misiones de cualquier empresa deben ser al menos dos: ser rentable para sus accionistas y sobrevivir en el tiempo.

#2: Si han podido otros ¿por qué yo no?

Todo el mundo habrá sentido alguna vez envidia sana de algún amigo o familiar que se atreve a emprender y, pasado varios años, consolida su negocio con éxito: ¿Es más listo que yo? ¿Es más inteligente que yo? ¿Es más trabajador que yo? ¿Tiene más empatía que yo? Probablemente la respuesta sea NO a todas estas cuestiones pero lo único y verdad en este asunto es que él lo intentó

#3: Horarios

Un empresario no tiene horarios, siempre está pendiente de su negocio. Incluso de vacaciones le da vueltas a la cabeza para hacer mejor las cosas de cara al futuro, pero bien es cierto que ese horario, aunque duro, es flexible en muchas ocasiones.

En mi caso particular, y para que se haga una idea el lector, me permito llevar todos los días al colegio a mis hijas cuando estoy en casa y no viajo.

#4: Crear empleo

Tarde o temprano tendrás que crear puestos de trabajo. Crear puestos de trabajo es una de las tareas más gratificantes en la vida de un empresario. En ese momento creas algo, un puesto de trabajo, un compañero de viaje, un cómplice.

En las ciudades grandes, con sectores emergentes como el de Nuevas Tecnologías, crear equipos de trabajo fieles a la empresa parece algo complicado debido a la alta rotación existente (incluso en puestos directivos) pero en otros lugares la realidad no es así: en Soltel IT Software, Software Factory de Soltel IT Solutions, los técnicos llevan más de 6 años trabajando dentro del mismo equipo y la rotación es casi nula, algo impensable en otras ciudades de mayor tamaño. La verdad es que no todo el mundo vale para formar parte de equipos de trabajo.

Los puestos de trabajo ocupados por personas identificadas con tu empresa y capaces de hacer esfuerzos por sacar el negocio adelante son los que realmente aprecias y te alegras de crear.

#5: TITANIC

Cuando una persona trabaja por cuenta ajena suele ir todos los días al trabajo pensando “otro día igual, más de lo mismo”. Esto no ocurre cuando emprendes una aventura empresarial, todos los días combates una batalla distinta, te levantas con una jornada planificada pero sabiendo que habrá algo nuevo, un problema o una buena noticia que hará que cada día sea distinto.

Como dijo Leonardo Dicaprio alzando su copa en la cena de gala de la película TITANIC: “porque cuente”.

#6. Poder planificar y ejecutar

Más de una vez hemos pensado trabajando por cuenta ajena “si se hicieran las cosas en mi empresa de otra manera todo iría mejor…”.

Las decisiones las debe tomar aquel que se juega su futuro y el de sus empleados, debe poseer ciertas capacidades como para establecer objetivos reales y diseñar un plan para conseguirlos. A esto se le llama crear tu propio Plan Estratégico y ejecutarlo. Es realmente algo apasionante que conlleva gran responsabilidad y solo algunas personas tienen la posibilidad de trabajar en este sentido.

Si tu estrategia falla, tu empresa fracasará y tus empleados perderán la confianza en ti.

Te recomiendo un ejercicio: relájate, cierra los ojos y piensa en tu puesto de trabajo dentro de 3 años, ¿dónde te ves? Cuáles son tus funciones? ¿Tienes gente a tu cargo?

Si ya tienes tu visión, diseña un plan para lograrlo, que sea ordenado en el tiempo y realista.

#7: Relacionarte profesionalmente a mayor nivel

Cuando trabajas en una empresa, las relaciones profesionales que llegas a conseguir están acorde a tu categoría profesional y suelen estar limitadas a tu entorno de trabajo. Sin embargo, cuando emprendes un negocio debes relacionarte con personas con competencias como cerrar acuerdos y contratos, personas de las que se aprende mucho en reuniones y negociaciones.

A este tipo de personas se accede con más facilidad cuando eres empresario y, si realmente eres una persona prudente que te gusta aprender de los demás, madurarás como empresario.

#8: Medir tu propia capacidad

¿Qué hace falta para tener éxito? Humildemente pienso que no hay una fórmula exacta y que son decenas de factores los que entran en juego a la hora de tener éxito o no: Inteligencia, Audacia, Suerte, Empatía, Perseverancia, Intuición, Liderazgo, Reflexión, Decisión, etc… No es necesario ser el mejor en cada uno de estos factores, ni mucho menos, pero al menos debe poseer “algo más de un aprobado” en la mayoría de ellos.

¿Tienes capacidad para emprender? Si no lo intentas nunca lo sabrás.

Las empresas están limitadas por la capacidad de las personas que las dirigen. Si alguna vez detectaras que tu empresa ha llegado a un punto donde no crece ¿qué harías? ¿contratarías a una persona con mayor capacidad para que llevara tu empresa más lejos?

Medir tu propia capacidad es algo que debes hacer sin temores.

#9: Viajar

No se puede pretender, en los tiempos que corren, crear una empresa y “no salir del barrio”. Cuando se crea una empresa hay que hacerlo con visión global, pensando que venderás el día de mañana en cualquier parte del mundo.

Si tu empresa funciona el día de mañana es inevitable viajar y el mejor embajador de tu propia empresa eres tú mismo, así que prepárate para hacer las maletas cuando llegue el momento.

¿Te gusta pasar días fuera de tu casa aunque de manera esporádica? Particularmente es lo que peor llevo pero lo hago.

#10: Respeto y admiración

La última razón para emprender he querido que sea esta porque es la que toca más de cerca el aspecto sentimental de una persona.

Si hay algo que realmente reconforta a una persona después de años de trabajo y sacrificio es ver a tu familia y amigos felices por tus logros.

Como epílogo de este POST, quiero dejar un mensaje de Steve Jobs a todo aquel que esté a punto de emprender:

No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición”.

Pongo a disposición de aquel que quiera emprender todas mis experiencias y me ofrezco a ayudarle en todo lo que esté en mi mano.

Sobre el autor, Julio Pérez

Julio Pérez es Ingeniero en Informática, emprendedor y Director General de Soltetl IT Solutions: empresa con delegaciones en Badajoz, Madrid, Sevilla y, próximamente, en Distrito Federal (México).

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.