Tómate un descanso

¿Tomamos un café? ¿Bajas para fumar? Es curioso que las dos razones más comunes para darse un respiro en el trabajo son hábitos poco saludables. A los emprendedores y autónomos nos pasa algo parecido: primero vas a por los Oreos en la despensa, después viene el quinto café (total, es más rápido que bajar al bar) y a los fumadores la cajita ya no les da para todo el día. ¿Te estarás castigando por interrumpir el trabajo?

El estrés como medalla de honor

“¿Cómo estás?” – “Uy, con un estrés que no veas.” – “Normal, yo también”. – ????

¿Qué pasó con el “muy bien, gracias y tu?” de antaño? ¿Cómo es que sea normal estar con mucho estrés? El estrés es un factor de riesgo para tu salud (especialmente para tu cerebro). No debería ser una signo de distinción del trabajador dedicado.

Vale la pena recordar que el principio del “más es mejor” no funciona en el campo de la productividad. Una tarea no se resuelve mejor por el mero hecho de haber invertido más horas. Son las horas de calidad que cuentan, y esta calidad requiere pausas regulares, también de calidad.

Imagínate si merecieras un descanso

Quizás te has olvidado de como descansar de verdad. Descansar se ha convertido en un sinónimo de no hacer nada, algo mal visto en una sociedad hiper-acelerado. Como mínimo tienes que responder tus emails o actualizar las redes sociales. La única alternativa es… ir a por un café o bajar a fumar.

Te propongo un trato: las próximas 45 minutos las dedicarás exclusivamente a tu lista de tareas, sin interrupciones ni procrastinación. Solo tienes 45 min para terminar este escrito, preparar aquella reunión, contactar con los proveedores. Al cabo de estos 45 min te doy permiso de descansar durante 10 min y recargar las pilas. Tendrás que hacer algo que no requiera las mismas habilidades analíticas que acabas de utilizar en tu tarea. Así que aléjate del ordenador, pon el móvil en silencio. Come una manzana saboreando cada mordida. Prepárate un té tradicional con sus minutos exactos de infusión. Date un paseo por el edificio o la calle. Si estás en casa: prepara la lavadora o pasa el aspirador. Después de esta pausa podrás volver a trabajar otros 45 min.

Organízate y descansa

Con este descanso regular “perderás” una hora al día. Una hora que en este momento pasas revisando el correo (¿otra vez?), mirando Facebook (¡qué fuerte!) o intentando decidir que hacer. Así que ponte las pilas y haz una lista de todas las cosas que quedan pendientes. Organízate y así te ganas el premio de poder descansar 10 min cada hora. De paso evitarás un infarto, por si necesitas alguna razón más.

Si estás pensando en montar tu propia tienda online en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Una forma sencilla y económica de emprender.
Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales:
Escrito por Valentina Thörner
Valentina Thörner

Valentina Thörner es especialista en minimalismo y cambio de hábitos. Se dedica a enseñar a sus lectores y clientes de crear una vida que encaje con sus propios valores - sin tener que divorciarse y mudarse a la India.

Si quieres leer más artículos de Valentina Thörner visita su página.