Suscripciones mensuales o Productos pago único

Desde que en Internet se empezó a adoptar el pago por servicio, suscripciones mensuales, como ya se hacía en el mundo offline: asesorías, gimnasios, suministros… todo lo que antes se compraba ahora se paga mensualmente.

Al principio parece que todo son ventajas. En vez de pagar X cantidad de una sola vez pagas una pequeña fracción cada mes. Pero, ¿has calculado lo que realmente estás gastando mensualmente? ¿Y si lo calculas anualmente?

¿Producto o servicio?

Evidentemente hay cosas que están muy claras que son productos y otras que son servicios. Por ejemplo, si compras un ordenador estás comprando un producto, aunque puedas pagarlo a plazos. Por otro lado la conexión a Internet es un servicio, lo utilizas y pagas cada mes.

Hasta aquí todo claro. Pero… ¿Qué ha pasado con el auge del SAAS (Software as a service)?

SAAS o Software como servicio

El software como servicio nació con la idea de «servificar» o convertir en servicio lo que antes se consumía como producto. Hace años hasta los programas se vendían en cajas que se compraban en tiendas.

Por primera vez ya no se pagaba por un producto cerrado independientemente de su uso sino que se vendía según su uso.

Esto transformó la industria del software y en poco tiempo casi todo se había convertido en suscripciones mensuales.

¿Sale a cuenta tener tantas suscripciones mensuales?

No sé si te has parado a calcular lo que te gastas en suscripciones mensuales. Yo sí lo he hecho y la cifra no me ha gustado. A nivel personal entre Netflix, Spotify… se me va una buena cifra. A nivel profesional, por suerte, hace tiempo que empecé a reducir las suscripciones para volver al pago único.

Para esto tienes que ser más estratégico porque el primer pago es mayor, pero el ahorro acaba siendo enorme.

Por ejemplo en software de gestión empresarial, que hace años era habitual comprarlo como producto, ahora casi todos se han pasado a la suscripción.

Si analizas un poco lo que pagas por lo que utilizas, quizá te des cuenta que estás pagando por un servicio que al ser igual para todos no se ajusta a tus necesidades reales y hay muchas cosas que no utilizas.

¿Y los productos de pago único?

Todavía existen empresas que siguen apostando por los productos y por los pagos únicos. Y hay muchísimo emprendedores para los que supone una mejor opción.

Siguiendo con el software de gestión empresarial, facturación y TPV, existe SimplyGest que ofrece al cliente justo lo que necesita y con un solo pago ya no se tienen que volver a preocupar. De esta manera pagas sólo por lo que necesitas una sola vez: soporte técnico, diferentes módulos… Si no necesitas mantenimiento… ¿para qué vas a pagarlo?

Así que te animo a que:

  1. Hagas un listado de todas las suscripciones mensuales que tienes
  2. Calcules el coste total mensual y anual
  3. Valores la utilidad de cada una
  4. Y finalmente investigues alternativas en productos de pago único

Al final se trata de valorar lo que realmente necesitas y hacer los cálculos. Porque algo esté de moda no hace falta apuntarse. Y si te resulta más útil comprar productos o los pagos únicos, no hace falta que estés pagando suscripciones mensuales.

Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales:
Si estás pensando en montar tu propia tienda online en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Una forma sencilla y económica de emprender.