SEO local: sacar partido de Internet en tiempos de pandemia

Ante unas expectativas que, a raíz del Covid-19, plantean erráticas limitaciones de nuestra movilidad, Internet se abre camino entre el comercio local. Una oportunidad de oro para muchos negocios, pero que, a su vez, precisa de algo de conocimiento sobre el llamado posicionamiento SEO local. Tanto para fidelizar clientes de toda la vida como para ampliar consumidores potenciales.

Comercio local en tu ordenador

Con un auge especial a raíz de la pandemia del coronavirus, las compras en Internet se han acelerado alrededor del mundo. De hecho, la proliferación del comercio online hoy en día se ajusta también al criterio de un consumidor más exigente y que, además de querer su producto con rapidez, desea alcanzar artículos más allá de cuanto el estadio presencial permite. En ese sentido, la red se convierte en un portal de acceso a un vasto mercado que, sin embargo y con la reducción de la movilidad como detonante, se ha reducido a una especie de comercio local online. Y, con ello, alterando la vía ordinaria del llamado posicionamiento SEO.

En la terminología del marketing digital y de Internet, el posicionamiento SEO es aquella estrategia que permite a un negocio aparecer más rápidamente en las búsquedas en la red. Es decir, una serie de tácticas mediante las que ganar lugar entre la grandísima competitividad que dicho espacio confiere a fin de estar entre las primeras opciones que encuentra un usuario. Este artículo, sin embargo, nos abre camino hacia un distinto posicionamiento SEO que, con más sentido que nunca, es de índole local. Es decir, y teniendo en cuenta la mencionada limitación de la movilidad en esta “nueva normalidad”, basándose en aquellas tiendas o locales físicos más cercanos al usuario.

¿Qué es el SEO local?

Si bien algunos productos pueden entregarse cómodamente en nuestro hogar a pesar de la distancia que separa el consumidor del proveedor, algunos negocios precisan de una asistencia presencial. Negocios tales como una carnicería, una peluquería e incluso una tienda de reparación de ordenadores o teléfonos móviles. Situándonos en contexto, la normativa vigente establece hoy que, durante esta nueva desescalada, la ciudadanía se limite a desplazarse a lo largo de su ciudad o su comarca, pero no más allá. Por ello, es de esperar que muchos ciudadanos realicen una rápida búsqueda en Internet para determinar, en caso de salir a comprar, dónde se ubica una determinada tienda.

En este punto, y antes de ahondar en la cuestión, es necesario hablar sobre el Estado de la digitalización en España. Se conoce como digitalización el proceso mediante el que, en este caso, un negocio salta del espacio físico para ganar presencia en la red, es decir, en el espacio digital. Situándose por encima de la media de la Unión Europea, cada vez más empresas españolas apuestan por incorporarse a la red, tanto sea de forma promocional o publicitaria como sumándose al llamado e-commerce. En países como China, a causa del Covid-19, las compras en Internet se han disparado en un 78%, lo que también ha sucedido aquí y en muchos otros países alrededor del mundo. Por lo tanto, queda claro: existir en la red es necesario para sobrevivir en el mercado.

Como es evidente, la proyección online de una empresa internacional no hace ningún tipo de distinción geográfica. Es decir, dado que sus clientes potenciales se ubican alrededor del mundo, su posicionamiento será general para todos los usuarios. Sin embargo, y por lo general, un comercio local debe su subsistencia a los consumidores locales. Por lo tanto, carecería de sentido que su posicionamiento en la red fuera general y, por ello, resultará más óptimo y certero restringirlo a zonas geográficas aledañas. Y justo ahí es donde entra en juego el SEO local. Esbozando una estrategia SEO de posicionamiento, pero que, en lugar de abrirse por doquier, realiza un cribaje por proximidad y da prioridad a los consumidores potenciales más cercanos.

La digitalización de un negocio

El proceso de digitalización de un negocio, aunque pueda parecer una tarea relativamente sencilla, lleva implícito muchísimos otros factores que hay que tener en cuenta. En primer lugar, debemos entender que se trata de un medio distinto y que, por lo tanto, la imagen y la interacción con el público debe ser diferente a la física. En ese sentido, las redes sociales y su vínculo con las empresas han jugado un papel primordial, dado que se convierten en canales de comunicación increíblemente ágiles entre la empresa y su cliente.

Del mismo modo, nuestra página web también debe obedecer a ciertos criterios para ganar en posicionamiento. Y, a su vez, ser totalmente ergonómica e intuitiva para quienes, como ha sucedido en este tiempo, acceden por primera vez al comercio online a causa de la restricción de la movilidad.

Los distintos motores de búsqueda de la red filtran el contenido mediante palabras clave, priorizando los documentos gráficos y otros recursos que, a su parecer, son aptos para ganar presencia en Internet. Dado que nuestro conocimiento sobre posicionamiento SEO local puede ser limitado, es también recomendable contratar a un experto que, con experiencia y pericia, posicione adecuadamente nuestro negocio local teniendo en cuenta tanto sus clientes potenciales como su capacidad de explotación.

Estrategia y oportunidad

Los estragos económicos de la pandemia han dejado a la estacada multitud de empresas y trabajadores que, con poca confianza en una estabilidad a corto plazo, se han visto obligados a reinventarse o sucumbir. Por ello, el posicionamiento SEO local, en aras de un futuro cada vez más digital y de menor abordaje presencial, se ha convertido en un elemento indispensable de la empresa del mañana.

Asimismo, no se trata tan sólo de un recurso puntual mediante el que sobrevivir a cuanto de malo haya sucedido a causa de este virus. Si no, más bien, de un nuevo modelo de negocio que al mismo tiempo puede incluso llegar a proyectar nuestro comercio local más allá de sus expectativas. Un futuro que debemos asumir tanto por el bien del negocio como por obediencia al comprador de hoy y del futuro.