Reunificar préstamos para ayudar a reducir tu cuota mensual

Organizar las finanzas personales es una tarea desafiante, aún más cuando mensualmente se pagan un montón de cuotas para saldar diversos compromisos económicos. Ante este panorama, se presenta la alternativa de reunificar préstamos. La cual es una herramienta que ayuda a mejorar significativamente la planificación financiera de quienes deciden utilizarla a su favor.

En esta publicación te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el funcionamiento de una reunificación de deudas para que así puedas evaluar con objetividad la conveniencia y practicidad que traería a tu equilibrio económico. Así como también te exponemos algunos consejos que pueden ayudarte en este proceso cuando ya has decidido sumarte a ello.

¿Por qué existen las reunificación de deudas?

Hasta hace poco, tener que asumir distintas modalidades de pago para todos los créditos financieros que se pedían era la orden del día. Esto significa que el coche, la casa y las tarjetas de crédito se pagan bajo una estructura de cuota distinta.

En consecuencia, tú como cliente debes de afrontar unos periodos de amortización poco convenientes, y lo mismo aplica para las renegociaciones, la tasa de interés, el TIN y el TAE.  La suma de todas estas condiciones puede limitar tu planificación a futuro si repentinamente caes en un déficit presupuestario por falta de liquidez. Y entrar en una lista de morosidad como la ASNEF se vuelve una realidad inminente.

Para cambiar este complicado panorama, se habilitó la opción de reunificar préstamos. Lo cual permite que la cuota de todas las deudas pendientes puedan pagarse en una misma fecha, y bajo un mismo monto.

Cuando se desarrolla esta reestructuración, que requiere de un nuevo préstamo único e indivisible, obtienes a cambio un alargamiento de esos periodos de amortización que antes estaban disparejos. Por esta razón, todos los pagos programados que tenías pendientes para cada mes se reducen a unas cifras más favorables, bajo un solo compromiso bancario.

¿Qué significa importar la cuota?

Dentro del contexto de intentar reunificar los préstamos existe un término que se repite frecuentemente, y este es importar la cuota. En resumidas cuentas, es el proceso de transferir las deudas que tienes pendiente con un acreedor hasta el banco o la entidad financiera que empieza a gestionar todos tus compromisos pendientes en una nueva agrupación de préstamos.

Para qué esta etapa sé dé adecuadamente, suele hacerse un estudio completo del historial crediticio del cliente, poniendo especial atención a ese contrato que se está liquidando. A partir de esta información, se plantea la nueva amortización, que claramente se diseña en conjunto a los otras deudas, que también tienen que pagarse por el banco, para poder sumarse a la reunificación de deudas que estás contratando.

persona haciendo cálculos

¿Quiénes pueden verse beneficiados al reunificar sus préstamos?

Cualquier persona puede verse en una posición financiera mucho más favorable después de relizar una reunificación de deudas bajo una única cuota de pago mensual. Sin embargo, quienes tienen unos ingresos muy cambiantes por trabajar como autónomos sin un contrato fijo, o quienes han visto tambalear su panorama económico por una reducción sostenida en su liquidez mensual, pueden aprovechar aún más las facilidades asociadas al reunificar sus deudas.

Las personas que están próximas a emprender un proyecto comercial también pueden sumarse con mucho entusiasmo a esta reestructuración de deudas. Puesto que para nadie es un secreto que lanzar al mercado un nuevo producto o servicio puede representar un serio desajuste en los patrones de gastos personales que se manejaban antes del emprendimiento.

¿Qué tipo de instituciones ofrecen una reunificación de préstamos?

En España existen una amplia variedad de entidades bancarias y financieras que le ofrecen a su clientela la facilidad de reunificar préstamos para mejorar su equilibrio presupuestario. Grandes referentes de la industria como el BBVA o el Banco Santander te permiten agrupar fácilmente tus deudas bajo sus servicios financieros. Aunque esto ocurre con condiciones que moldean el reajuste de las tasas de interés de distintas formas según la naturaleza de cada cliente.

Contar con una agencia mediadora que se encargue de todos los aspectos burocráticos, así como también de los cálculos para formalizar la solicitud, es aún más conveniente. Este tipo de institución también pueden asistirte para que las tasas de cancelación anticipada de tus deudas se mantengan en los estándares mínimos.

Incluso, dependiendo de los tipos de préstamos que tengas bajo tu cartera de créditos, se pueden reducir los gastos de tasación de tus propiedades y de los actos jurídicos asociados a la transición de tus prestamos a la nueva agrupación.

Documentación y requisitos para tramitar una reunificación de deudas

La reunificación de deudas o préstamos funciona con los mismos criterios que cualquier otro servicio de financiación dentro de la banca pública y privada en España.  Es decir, se estudia con antelación el perfil del solicitante para tener garantías de que tendrá la capacidad de pago para ir pagando la cuota fijada, con sus intereses, en los tiempos preestablecidos.

Estas solicitudes puedes llevarlas de manera online o también bajo un método presencial, y en ambas modalidades, se pide cierta documentación que puede variar un poco dependiendo de la burocracia de cada banco o agencia de gestión de deudas.

  • La declaración de la renta tributada es uno de esos documentos básicos que no pueden saltarse en este tipo de trámites.
  • Tu curriculum vitae puede ser otra exigencia.
  • Los estados bancarios para tener a su disposición los movimientos más recientes.
  • Contrato laboral si perteneces a una compañía, o los impuestos de sociedades y declaraciones del IVA si eres un autónomo.
  • Los contratos y los últimos recibos de pago de todos los préstamos que van a unificarse. Pueden ser tus hipotecas, la financiación de tu coche, el estado de cuenta de tus tarjetas de crédito, entre otros.

Costes de una agrupación de préstamos

Cuando procedes a solicitar una reunificación de deudas, es probable que tengas que afrontar unos gastos que son necesarios para poder iniciar la importación de tus cuotas pendientes a un préstamo individual. La cancelación anticipada de tus contratos de financiación pueden incluir comisión por saldar una amortización anterior al plazo previsto. Y este monto corre por tu cuenta.

En el caso de que tengas hipotecas en tu cartera de créditos, también se presentan otros gastos como la comisión por la apertura de una nueva financiación, junto a la tasación actualizada del inmueble, y los honorarios de la notaría por cualquier papeleo jurídico.

Si no cuentas con hipotecas ni propiedades, pero igual necesitas reunificar préstamos pendientes, también puedes disfrutar de este beneficio sin ningún inconveniente. Lo más probable en estas circunstancias es que recibas una refinanciación sin garantías, lo que significa que no está vinculado a ningún bien, ya sea mueble o inmueble.

calcular costes

Aspectos que debes de tener en cuenta reunificar tus préstamos

Como en cualquier panorama financiero, reunificar préstamos puede implicar ventajas y desventajas dependiendo de la perspectiva que se decida tomar. Su beneficio más llamativo es que el importe mensual se reduce considerablemente, y esto de mayor libertad económica al cliente que lo solicita. Ya que solamente se hace un pago, en una fecha única, y cualquier negociación necesaria se lleva a cabo con una única entidad bancaria.

Esa flexibilidad presupuestaria se logra gracias a unas tasas de interés reducidas, que facilitan el presupuesto personal o familiar, pero a cambio también se alargan los plazos de amortización.

Por otra parte, el aspecto negativo, o no tan llamativo, es que las deudas se extienden a una cantidad de años más significativa que antes. Y a la larga, se termina pagando más para saldar el total de préstamos, pero en cuotas más reducidas y manejables que terminan beneficiando al día a día del solicitante.

Recomendaciones que pueden ayudarte al momento de solicitar una reunificación de tu préstamo

Con toda la información que ya te hemos explicado, es probable que entiendas de mejor forma el funcionamiento de una reunificación de préstamos. No obstante, aún quedan algunos consejos que pueden guiarte para que tomes las decisiones acertadas cuando empieces este proceso de reestructuración de tus deudas financieras.

1. Prioriza tus necesidades

La urgencia que sientes por intentar solventar tus aprietos económicos puede hacerte pensar que la primera alternativa disponible es lo que estás buscando. Toma en cuenta la rentabilidad de tus ingresos, y cómo estos determinan que tan útil pueden resultar algunos beneficios sobre otros.

Por ejemplo, si tu salario te permite clausurar las deudas que casi finalizas, no tiene sentido que la incluyas en la agrupación de préstamos. Sobre todo si recibes a cambio una pequeña reducción de las facturas, pero por una cantidad superior de tiempo que te compromete con el banco sin una ventaja aparente.

2. Explora distintas opciones

Aunque tú no lo creas, existen montones de opciones para agrupar tus deudas, y cada entidad bancaria te ofrece condiciones muy distintas basándose en la evaluación que hacen sobre tu perfil financiero.

Toma un buen tiempo para evaluar detalladamente todas las alternativas, y no te sientas presionado, pues la turbulencia mental puede llevarte a una decisión contraproducente que con el paso de los años se transformará en otro problema financiero.

Una agencia de gestiones de préstamos puede simplificar esta búsqueda por ti. Por ello se encargan de presentar tus balances económicos a las distintas entidades financieras para que tengas el mayor grado de exposición posible.

3. Asegúrate de que la nueva deuda es más conveniente

Existen simuladores de reunificación de préstamos que te permiten garantizarte a ti mismo que puedes afrontar el pago de unas cuotas agrupadas si ingresas la información de tu panorama financiero.

Para disfrutar de estas herramientas solo necesitas suministrar las fechas asociadas a tus plazos de cancelación total de préstamos, así como tu salario y la cantidad de deudas pertenecientes a tu cartera de créditos.

4. Intenta saldar todas a cuotas pendientes antes de reunificar tus préstamos

Las entidades financieras estudiarán tu caso antes de ofrecerte sus servicios para reunificar tus préstamos. Si apareces moroso en listas como la ASNEF, no lucirás bien para ningún especialista.

Demuestra responsabilidad con tus compromisos financieros si quieres mantener el perfil de un buen pagador ante el mercado bancario que puede ayudarte a solucionar tu problema presupuestario.

mujeres cerrando un trato

Si consideras que reunificar tus prestamos es una necesidad para tu bienestar financiero, no dudes en contactar a los especialistas de Lendo. Ellos te ofrecen una gestión rápida y transpirante que deja en tus manos la mayor cantidad posible de agrupamientos de deudas dentro de la banca en España. Permitiéndote así explorar distintas opciones hasta encontrar la que más se adapta a tus requerimientos y exigencias.