¿Qué pasa cuando te sales de tus segmentos de clientes?

Hace dos meses me compré un colchón, y no un colchón cualquiera sino un colchón premium que sólo se vende por Internet: el colchón Morfeo.

¿Y por qué hablo de que me compré un colchón en un blog de emprendedores? Precisamente porque me lo compré gracias a uno de ellos: David Bonilla.

David es uno de los emprendedores tecnológicos que más se mueven, más comparte su forma de entender este mundo y hace más cosas por avanzar el sector informático, y para mí es un referente que sigo desde hace muchos años.

Estoy suscrito a su lista de correo en la que cada semana habla de muy diversos temas desde su punto de vista honesto y casi siempre relacionado con el sector de la informática.

Al final de este mail semanal suele haber una oferta de trabajo patrocinada, es la forma en la que financia esta lista de correo, y puntualmente también promociona cursos.

Y hace 2 meses para mi sorpresa lo que promocionaba era un colchón de una empresa de un amigo suyo emprendedor.

En la misma promoción surgía la pregunta de si tenía sentido promocionar un colchón en una lista para emprendedores e informáticos, y ya te digo yo que sí.

Como mínimo yo compré el colchón, y super contento de haberlo hecho, y seguro que más de uno también lo habrá comprado.

Además la aparente no relación entre el público y el producto resulta que no es realmente así, es un público tecnológico y el colchón basa parte de sus virtudes en su creación con los últimos avances en tejidos y materiales, por lo que a mí por lo menos me llamó la atención. Y además ofrece 100 días para probarlo en casa cómodamente (probarlo 5 minutos en una tienda no es que sea muy fiable).

¿Es necesarios mantenernos siempre en lo márgenes de los segmentos de clientes definidos?

Esto me hizo pensar en la obsesión que tenemos los emprendedores por segmentar los clientes y buscar sólo aquellos que cumplen una serie de características.

¿Y qué pasa con el resto?

Evidentemente hay que empezar enfocándote a un tipo de clientes para empezar a obtener resultados pero llegado a un punto creo que vale la pena empezar a experimentar y a arriesgar un poco porque la recompensa puede ser muy elevada.

Yo llevaba 2 años dándole vueltas a la compra de un colchón y por los medios tradicionales no me había decidido, en cambio fue verlo recomendado por una persona a la que admiro en un medio aparentemente que no tenía nada que ver, y vi la luz y por fin pude comprarlo.

No es la única vez que me ha pasado esto y cada vez voy creyendo más en la originalidad de llegar a diferentes tipos de público por medios poco habituales, con tanta saturación es una forma de captar nuevos clientes que quizá ni sabías que podían serlo.

Así que como se suele decir lo importante es conocer bien las reglas para luego saber cuándo saltártelas.

Escrito por

Xavi Sánchez es el fundador de Emprenderalia. Su objetivo es acompañar a otros emprendedores en su aventura empresarial y crear nuevos proyectos. Entre sus campos de acción preferidos se encuentran el marketing online, y las metodologías de negocio, creación de empresas y proyectos.

Si quieres leer más artículos de Xavi Sanchez visita su página.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies