El concepto de consumidor se ha transformado a lo largo del tiempo para dar lugar a una nueva figura más adaptada a la población actual y a su forma de interactuar. Anteriormente, los consumidores eran tratados como clientes que simplemente tenían la capacidad de adquirir un producto, sin la oportunidad de poder interactuar o formar una relación estrecha con la marca.

Hoy en día el concepto de consumidor ha dado paso al término ‘Prosumidor’ o también conocido como ‘Prosumer’. Este trata de los usuarios que, además de adquirir los productos y servicios de la marca, interactúan de forma estrecha y mantiene un lugar importante en ella. A continuación, te explicaremos todo lo relacionado con estos cambios en el área de los consumidores, además de cómo puede ser beneficioso para aprovecharlo en las acciones de la empresa.

¿Qué es un prosumidor y en qué se diferencia del consumidor?

Según el concepto de consumidor que se manejaba en décadas pasadas, los clientes eran considerados personas con la función de comprar y consumir productos. Partiendo de esta premisa, las empresas se limitaban a la producción de bienes sin tener en cuenta aspectos como la relación o interacción con el consumidor. A medida que se inició la transformación digital y con la aparición de las redes sociales, en donde, a diferencia de los medios tradicionales, la comunicación es bidireccional, se notó un gran cambio en la forma de interactuar de las personas y en sus intereses con el mundo a su alrededor.

En este sentido, las empresas tuvieron que cambiar la posición de superioridad en donde la interacción con el cliente se encontraba en un segundo plano, mientras que la producción a escalas del producto era lo más importante. Teniendo en cuenta la industrialización y que las personas tienen gran acceso a variedad de productos y marcas, las empresas no tuvieron más opción que evolucionar buscando diversas maneras de marcar la diferencia en el mercado.

Las compañías más grandes y preparadas utilizaron diversos estudios y medidas para conocer de cerca los deseos de sus consumidores, de esa forma pudieron notar que sus intereses habían cambiado. La prioridad para los prosumidores no es comprar un artículo, sino aspectos como la atención y la diferenciación en el trato al adquirir un servicio, además de la oportunidad de participar y de sentirse miembro de la marca.

Es así cómo se estructura el concepto de prosumidor o prosumer, en donde el cliente tiene el rol protagonista para las empresas y es lo más importante para ellas. La producción de productos y generación de estrategias desde que existen los prosumers está 100% orientada al cliente. El motivo de ello es que los prosumidores no están dispuestos a únicamente consumir la propuesta de una empresa, sino que desean intervenir en la producción de esta generando críticas, sugerencias, opiniones y contenido sobre la marca.

Características del prosumidor

Como te hemos contado a lo largo del artículo, el prosumidor resulta una nueva versión más completa y participativa del consumidor. En este sentido, cuentan con ciertas características muy llamativas que se deben tener en cuenta para poder interactuar con ellos y tratar de mantener sus expectativas cumplidas. Entre esas características están:

1.- Son una fuente de contenido valiosa

Actualmente los prosumidores representan la fuente de contenido más valiosa que existe. Esto sucede porque todos deseamos conocer opiniones y experiencias reales antes de adquirir los productos o servicios de una compañía en particular. Esta opinión generada de manera orgánica y detallada brinda al resto de los usuarios una gran confianza.

Por ello, es esencial conocer lo positivo de aprovecharlos y utilizarlos en las estrategias de marketing de la empresa, tanto para las redes sociales, como para el comercio electrónico.

2.- Tienen interés por interactuar y formar parte de los procesos de la marca

Los prosumidores se caracterizan por necesitar un trato especializado y desear tener un lugar especial en las marcas. Es por ello que es esencial crear experiencias para este sector y poder brindarles la atención e interacción que cumpla con sus expectativas.

En relación con lo anterior, muchas marcas han optado por permitir que sus clientes personalicen sus productos. Es el caso de marcas como Adidas, Nike o Coca-Cola, en las cuales se pueden personalizar la combinación de los colores de los zapatos que el usuario desee o las latas de tu bebida, según corresponda el caso.

3.- Son muy cautelosos antes de comprar

Antes de adquirir un producto los prosumidores se informarán muy bien al respecto. Por lo que enfocarte en estructurar una página web con beneficios sobre la propuesta o servicio que intentas vender no serán suficientes, ellos necesitan testimonios reales y los conseguirán a como dé lugar.

Sus medios de obtención de este tipo de información son a través de las páginas de opiniones (reviews) en internet, a través de las redes sociales o incluso por medio de blogs especializados. Por eso resulta mucho más complejo vender un producto a este tipo de cliente. Para lograrlo es importante enfocarse en interactuar con ellos y que sean ellos mismos quienes estructuren la comunicación ideal para mostrarles nuestros productos.

¿Cómo aprovechar la presencia de los prosumidores en la marca?

Como habrás podido notar los prosumidores son mucho más complicados de convencer en comparación con los consumidores a los que solíamos vender hace un par de décadas atrás, y este punto podría llegar a convertirse en un tema negativo para la organización. Sin embargo, esa es una perspectiva en la cual no deberíamos enfocarnos, ya que no nos ayudará a crecer como marca, más bien esas dificultades que presentan los prosumidores deben utilizarse como oportunidades de aprendizaje y acción.

Si bien, muchas veces el prosumidor cuando no se encuentra complacido puede generar comentarios u opiniones negativas hacia la marca, esto no debe significar una desventaja, sino más bien un feedback para mejorar debilidades que están presentando los servicios o productos y una forma de generar nuevas interacciones y estrategias.

Algunas ideas para aprovechar a los prosumidores en interacción con la marca son:

Invita a interactuar con la marca

Tanto para la creación de contenidos, como para el feedback y opiniones de mejoras, hazles saber que cuentan con un espacio especial para eso y serán escuchados y tomados en cuenta. Esto es un punto muy importante para los prosumidores de hoy en día y que puede ser aprovechado por todas las empresas.

Premia la confianza del prosumidor para que continúe interactuando

Identifica a los clientes que interactúan con la marca y que ofrecen opiniones constructivas, esta es una excelente manera para continuar mejorando y contar con opiniones sinceras desde el punto de vista del consumidor actual.

Una buena idea para aprovechar la confianza del prosumidor es permitirle testear los productos o servicios y utilizar sus opiniones para mejorarlos. Esto le hará sentir con protagonismo y voz en la marca, mientras que te ayudará a adecuar el producto lo mejor posible a la visión del cliente.

Genera comunicación en interacción a través de las redes sociales

Como lo hemos venido mostrando a los prosumidores les encanta participar, así que generar pequeñas conversaciones e invitaciones a dar su opinión sobre diversos temas en las redes sociales, logrará una implicación emocional con la marca que puede derivar a un prosumidor más comprometido con la visión de la empresa.

Conclusión

Conocer la evolución del consumidor y tener en cuenta la importancia de su participación en el mercado, es crucial para el crecimiento de las marcas. Las empresas que se siguen enfocando únicamente en la creación y venta de productos sin incorporar de forma participativa a los prosumidores podrían quedar fuera de juego en poco tiempo.

El motivo de esto es que lo más importante en la actualidad para este tipo de clientes es sentirse importante para las empresas en las que deciden invertir su dinero. Por ello, no debemos olvidar al prosumer como el centro de nuestra atención y de nuestras acciones de marketing o acciones estratégicas en la compañía.

Si necesitas un buen hosting para tu web nosotros recomendamos Hostinger por ser el hosting más barato de mejor calidad, tienes un hosting desde sólo 0,99 € al mes ($0.99) con dominio gratis incluido. Y si quieres empezar a vender por internet de forma fácil en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Puedes probarlo gratis durante 14 días.

Shopify

Banner shopify