Cómo perseverar hasta conseguir que tu idea sea una realidad

Muchos de nosotros tenemos ideas y grandes sueños sobre lo que queremos conseguir en la vida. Sin embargo, no todo se basa en tener una buena idea, hay que ponerla en práctica.

No todo el mundo se atreve a dar este gran paso debido a la presión y las expectativas tanto de la sociedad como las expectativas que uno tiene sobre uno mismo. ¿Voy a ser capaz de lograrlo? ¿Y si fracaso? Son algunas de las preguntas que rondan por la cabeza de los emprendedores más jóvenes y a veces de los no tan jóvenes. El miedo al fracaso es uno de los factores que más afecta a los jóvenes a la hora de cumplir sus sueños y alcanzar sus metas. Empezar es lo más difícil, pero siempre hay que tener la misma idea en mente, al empezar nada puede ir mal, estamos lo más abajo que podemos estar, por lo que solo podemos ir hacia arriba, sin importar como empecemos.

Si tienes un sueño, una meta, una idea fuera de lo común – algo que no “todos los demás” puedan hacer, estas en el sitio correcto, esta historia te inspirará a apostar por tus propios sueños.

Tengo una buena idea, ¿Y ahora que?

A los 18 años, todos estamos llenos de energía, ideas, y proyectos que queremos llevar a cabo. Tenemos esa idea que creemos que nos puede hacer millonarios, pero no sabemos cómo empezar ni por dónde. Si este es tu caso, no te preocupes, esto nos pasa a todos, y no solo en España, sino también internacionalmente.

Si volvemos la vista atrás a 2007, hace nada más y nada menos que 10 años, nos encontramos con Mikkel Andersen y Sebastian Petersen, dos jóvenes de apenas 18 años, recién salidos del instituto, y sin una idea clara de lo que querían montar. Probablemente eran un poco ingenuos, querían alcanzar sus sueños que no sabían por dónde empezar, ni tampoco tenían esa idea única y excepcional.

Les gustaba mucho el pan y pensaron que podían montar un negocio de entrega de pan a domicilio los sábados y los domingos. Pero seamos sinceros, ¿se imaginan a dos adolescentes de 18 años repartiendo pan a las 4 de la mañana por voluntad propia? Cuesta imaginarlo ¿verdad? Pues si, si te cuesta imaginarlo a ti imagínate a ellos. Como la motivación es el motor que mueve el mundo, y también la mente de los jóvenes emprendedores, de las cenizas de levantarse temprano nació su gran idea: Trendhim.

Tal y como su propio nombre indica: tendencias de hombre. Esa fue su brillante idea, acabar con uno de los problemas que ellos mismos sufrían: encontrar accesorios para hombre. Ya tenían la idea, ahora solo tenían que ponerla en práctica. Así pues, decidieron que nada más acabar el instituto, dejarían sus trabajos, abandonarían su hogar familiar y se dedicarían en cuerpo y alma a hacer de su negocio algo increíble, algo que volviendo la vista atrás, les hiciera estar orgullosos.

Tenían miedo, como cualquier otro emprendedor. No estaban seguros si tendrían éxito porque no tenían ningún tipo de experiencia. Así que, después de mucho pensar, decidieron que, “sí – ¡esto es algo que queremos!” Cuando de verdad tomaron la decisión de embarcarse en una aventura de tal calaña no había vuelta atrás, no les importaba la opinión de las personas que estaban a su alrededor, ni quien creyera en ellos. Si algo tenían claro, era que no tenían que dudar de sí mismos ni de su idea. Tenían que confiar en sus instintos.

Se sentaron a hacer algunos cálculos y se dieron cuenta de que lo primero que tenían que hacer era ahorrar. Para montar un negocio se necesita mucho dinero, y el dinero no viene de debajo de las piedras. Así pues, tuvieron que encontrar trabaos alternativos que les permitieran ahorrar lo suficiente para dedicarse en cuerpo y alma a Trendhim.

Consideraron si seguir estudiando merecía la pena, es decir, sacarse una carrera y luego montar su propia empresa, pero rápidamente llegaron a la conclusión de que un título no les daría nada más que un trabajo duro.

De la idea a la realidad

La idea de su propia tienda online surgió debido al deseo de Mikkel y Sebastian tenían de crear su propio estilo personal. Puesto que vienen de pequeñas ciudades, tuvieron que viajar a ciudades grandes como Copenhague, Londres o Hamburgo para conseguir inspiración sobre las últimas tendencias en lo que respecta a los accesorios para los hombres. En la mayoría de las webs donde se vendían accesorios para hombres, el foco principal estaba en la ropa – no en los accesorios. Vieron esto como una oportunidad única para crear algo grande. Algo diferente, que no se hubiera visto nunca.

Comenzaron en un pequeño apartamento donde vivían, trabajaban y llevaban a cabo todo lo relacionado con su negocio: empaquetamiento, producción, marketing, etc. Sin apenas espacio para respirar, durante los primeros años trabajaron alrededor de 16-18 horas al día.

“Los primeros tres años fueron duros. Todos los recursos que necesitábamos suponían un desafío para nosotros debido a nuestro escaso presupuesto. Las exigencias de Trendhim nos hicieron alimentarnos durante mucho tiempo de pasta y harina de avena.” – dice Sebastian.

Tres años después, el duro trabajo finalmente produjo resultados: Trendhim se convirtió en una realidad – ya no era sólo un sueño. Finalmente podrían empezar a vender todos los accesorios con los que habían soñado: pulseras, bolsos y otros accesorios para hombres.

No todo es de color rosa

La puesta en marcha de su propio negocio supuso muchos retos. Pero sin duda, lo más difícil fue no recibir el apoyo que necesitaban para seguir adelante.

“Nuestros familiares aprovecharon todas las oportunidades que tenían para decirnos lo bueno que es tener una educación a la que recurrir, en caso de que nuestro negocio no fuera como nosotros esperábamos” – establece Mikkel Andersen. Finalmente, la gente se dio cuenta de que los chicos estaban decididos a triunfar con Trendhim – no importa cuánto les advirtieran de que podía fracasar.

Fundar una empresa es difícil, según Mikkel – “Si alguien nos hubiera advertido de que tendríamos que trabajar 16 horas al día los 7 días de la semana, invertir en torno a 14.000 euros y abandonar la mayoría de nuestras vidas durante 2 años, nuestras expectativas acerca de iniciar un negocio hubieran sido diferentes. Pero cuando se tiene espíritu energético y aventurero, no hay nada que lo detenga.”
10 años después

Hoy en día hace 10 años desde que los chicos de Trendhim se lanzaron a esta aventura. Lo que empezó con dos empleados, hoy en día se ha convertido en más de 50. De tener dos categorías de productos, han pasado a tener 19. De estar presente en un solo país, han pasado tener presencia en más de 19 y más que vienen en los próximos años.

Apuestas como la de Mikkel y Sebastian pueden parecer ser aterradoras al principio, pero cuando escuchas como consiguen experimentar el éxito poco a poco, la motivación no deja de crecer. Los chicos de Trendhim tienen tres consejos que les gustaría compartir con otros que están en la misma situación que ellos:

  1. Si quieres hacerlo – ¡hazlo!
  2. No dejes que otros te digan lo que puedes y no puedes hacer – nada es inalcanzable.
  3. Trabajar mucho y trabaja inteligentemente – tratar de encontrar siempre la mejor forma de hacer las cosas.

 

Sobre la autora, Sara Lopez Alaguero

Estudiante universitaria viviendo y estudiando Ingeniería Informática en Dinamarca. Trabaja con una de sus principales pasiones, la moda. Es country marketing manager para Trendhim, empresa danesa de accesorios masculinos. Gracias a este trabajo tiene la oportunidad de seguir mantener sus dos principales pasiones: viajar y la moda. En su tiempo libre trabaja como redactora para quien requiere su colaboración, además de escribir un diario personal: sara-lopez.com.

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies