webhosting

El webhosting se ha convertido en una de las grandes preocupaciones para muchas pymes que deciden dar el salto a la esfera digital. Las posibilidades que ofrece el eCommerce desde hace años son en parte las que justifican la dinámica, y es que es fundamental contar con un alojamiento digital de calidad para poder ofrecer un servicio adecuado a los clientes en un entorno tremendamente competitivo.

Claves del webhosting

No nos vamos a detener demasiado aquí, aunque conviene tener claro el concepto por si hubiese alguna duda. El alojamiento digital es el servicio ofrecido por numerosas empresas para albergar todos los contenidos de una web y hacer que estén disponibles para cualquier usuario en todo momento y lugar.

Es la magia de Internet. Con un buen webhosting, un usuario cualquiera puede hacer que su tienda online y sus productos sean visualizados sin importar desde dónde se conecte el usuario o del momento en el que lo haga.

Queda claro entonces que el webhosting es fundamental, y es que pocas cosas hay peores para una empresa que dar una mala imagen en su tienda online o en la web que emplee para dar a conocer sus servicios.

No todos los webhosting son iguales

Es importante tenerlo muy claro. Hay una gran variedad de servicios disponibles que se diferencian por sus precios, pero que, precisamente por ello, también lo hacen por la calidad que ofrecen al usuario.

Lo importante aquí es tener presente en tipo de tienda o web que se quiere alojar. Por supuesto, no es lo mismo la página de una pequeña empresa que no va a tener demasiadas visitas que la de una gran firma que tenga reputación a nivel internacional y que, por lo tanto, vaya a soportar un intenso tráfico.

Este último caso es uno de los más interesantes. Los expertos en webhosting no tienen dudas en afirmar que la mejor solución para estas compañías es disponer de un alojamiento VPS.

Dicho de forma sencilla, con él se consigue disfrutar de una parte del servidor virtual que se elija en exclusiva. La inversión, mayor que en otras opciones, se traduce en mayor espacio de almacenamiento y en un rendimiento de cara a los usuarios mucho mejor.

Pero no todas las empresas se pueden pagar los servicios VPS. Es más, muchas no lo necesitan tampoco, ya que, si el tráfico es pequeño y no se necesita mucho espacio de almacenamiento, el webhosting compartido es una excelente solución.

Con este servicio se compartirán recursos con otros usuarios, sí, pero estos serán sobrados para la mayoría de los casos, por lo que no habrá problemas a la hora de disfrutar de un alojamiento más que correcto y un poco más económico que el los alojamientos VPS.

En definitiva, cada empresa debe buscar el tipo de webhosting que mejor encaje con sus necesidades. El alojamiento de calidad no es hoy ningún capricho. Al contrario, de él depende en buena medida dar un servicio de calidad a los usuarios a través de una web o tienda online, por lo que es realmente importante.

Si quieres empezar a vender por internet de forma fácil en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Puedes probarlo gratis durante 14 días.

Shopify

Banner shopify