Los emprendedores somos personas prácticas, nos encontramos con un problema y pensamos en cómo solucionarlo. Esto da origen a muchas empresas.

Otros son más sofisticados, observan nichos de clientes y deducen que necesidades no tienen resueltas por la oferta actual de productos/servicios.

Hay otros que incluso incorporan a los clientes dentro de todo el proceso de creación de empresa y producto, con las metodologías Lean por ejemplo.

Todos ellos tienen algo en común, encuentran un qué y después piensan el cómo, podríamos decir que es el proceso estándar de creación de un negocio.

En la charla que viene a continuación, Simon Sinek va un paso más allá haciendo mayor énfasis en el por qué.

Su discurso se centra en explicar que los grandes líderes inspiran gracias al por qué, al propósito o motivación detrás de todo, ya que sin un por qué, el qué y el cómo carecen de sentido.

Una charla que hace pensar, que eso siempre es bueno.