evolución financiera

Los tiempos han cambiado, y hasta los préstamos han evolucionado. Con internet de por medio han aparecido figuras como los préstamos rápidos. Créditos que se piden por internet con unas reglas bastante diferentes a los tradicionales. Pero, ¿hasta qué punto son distintos los créditos en línea con respecto a los de siempre?

Muchos consumidores siguen teniendo dudas al respecto y se preguntan mientras buscan sin encontrar respuesta. Nos vamos a encargar de repasar cuáles son los puntos clave de los créditos en línea, vamos ver hasta qué punto son diferentes de los que todos conocemos. Una buena forma de comparar y, sobre todo, de ver hasta qué punto ofrecen algo realmente interesante.

Seguramente habrás escuchado muchas bondades de ellos. Sabrás que se piden por internet, que agilizan trámites y que incluso son bastante flexibles. Todo eso es cierto, pero vamos a entrar en detalle para ver si realmente son una buena solución. Mejor aún, vamos a ver si de verdad se diferencian tanto de lo que se ha ofrecido siempre en los bancos.

Las claves de los préstamos en línea

Sean préstamos personales o los famosos préstamos rápidos, te vamos a ayudar a ver las claves que tienen. Todas sus bondades son bastante reseñables, y son precisamente lo que logra marcar las distancias. Por todo lo que vas a leer a continuación es por lo que estos productos financieros modernos mejoran a los tradicionales:

Pídelos desde cualquier lugar

La mayor ventaja de los créditos en línea es que se pueden pedir desde cualquier sitio. Solo necesitas tener una conexión a internet y un dispositivo capaz de conectarse para solicitarlos.

Estés en casa, o incluso esperando en la parada del autobús, puedes conectarte durante unos minutos, entrar en la web de la compañía y solicitar el dinero. Olvídate de tener que concertar reuniones, hacer largas esperas o tener que llevar innumerables papeles. Todo se ha vuelto mucho más sencillo, cómodo y, sobre todo, accesible.

Tu dinero, al momento

Si pides un crédito rápido, puedes incluso cronometrar todo el tiempo de espera entre solicitud y recepción del dinero. Las entidades más famosas y reputadas apenas tardan tiempo en realizar la transacción para que puedas usar ese préstamo.

Teniendo en cuenta que el proceso de solicitud es muy sencillo y rápido, todo lo demás no hace más que agilizar. La espera para saber si aprueban tu solicitud o no puede ser de segundos. El ingreso del dinero, por su parte, también puede tardar solo segundos. A lo sumo, tendrás que esperar unas horas.

Pensados para personas en ASNEF

Dadas las complicaciones de dinero que han surgido en los últimos años, es habitual que muchas personas figuren en los listados de ASNEF. Estos índices de morosidad, generalmente, provocan muchos problemas para pedir un crédito. Las entidades bancarias no terminan de fiarse de personas que deben dinero.

Sin embargo, con los préstamos en línea no existe ese problema. Muchas de las financieras online permiten solicitar el dinero aun figurando como moroso. El proceso de solicitud es el mismo, con la diferencia de que hay que aportar una nómina. Aun así, se puede usar cualquier otro documento que demuestre que recibes ingresos periódicamente.

Sin documentación, ni avales

Los avances más recientes de la tecnología han hecho que todo lo que sea pedir un préstamo se agilice. A diferencia de antes, cuando hacía falta llevar un aval, papeles y esperar mucho tiempo; ahora todo se hace casi al momento.

De hecho, no es solo la velocidad, es la comodidad. No tienes que llevar documentación alguna para pedir el crédito en línea. De hecho, tampoco tienes que proponer avales de ninguna clase. Aunque en los importes más altos sí es necesario, en los normales basta con rellenar el formulario. ¡Es así de fácil!

Con ofertas especiales

Hay algunos préstamos rápidos que tienen problemas con los intereses, ya que son bastante altos. Algunas entidades inflan las cifras a pagar posteriormente, lo que puede complicar las cosas a los consumidores. No obstante, otras hacen interesantes ofertas que permiten ahorrar bastante.

De hecho, algunas empresas permiten pedir un primer préstamo online con intereses al 0%. Solo pagas por el dinero que pides, sin ningún recargo por gestión, comisiones o nada.

Ya sabes por qué son tan diferentes los créditos online de los tradicionales. Como has podido ver, no es que presenten pocas ventajas precisamente. Son más fáciles, ponen menos requisitos, son más rápidos y muy flexibles.

En definitiva, son la evolución natural de un producto que necesitaba cambiar. Con las nuevas tecnologías de por medio, financieras y bancos han podido adaptarse. Ahora, ofrecen soluciones que encajan mejor con los usuarios. Ahora sí ofrecen algo que realmente puede solventar problemas de dinero.

Si te ha gustado el artículo compártelo en tus redes sociales:
Si estás pensando en montar tu propia tienda online en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Una forma sencilla y económica de emprender.