Mientras estás validando tu modelo de negocio tendrás que empezar a desarrollar el producto o servicio que pienses lanzar, seguramente solo para la validación ya te será necesario realizar algún tipo de versión de demostración.

Eso sí, antes de ponerte a desarrollar la versión comercial de la solución es conveniente recurrir a una o más versiones intermedias que te ayudarán en el proceso.

Te explico algunas de las versiones más interesantes:

  • Prototipo en papel: como se suele decir el papel lo aguanta todo así que antes de ponerte a hacer cosas complejas lo mejor es esbozar ideas, crear pequeños storyboards e incluso hacer pequeños prototipos que simulen un mínimo de interacción solo con papel. En poco tiempo podrás probar muchas cosas.
  • Wireframe: esto vendría a ser el plano de un arquitecto, es decir, un esqueleto de la solución final. Su utilidad se basa en poder agrupar y distribuir información destacando los puntos esenciales. Hay programas que permite un mínimo componente dinámico enlazando diversos wireframes a través de botones por ejemplo. Es esencial para proyectos web.
  • Mockup: un mockup es una representación muy detallada del aspecto visual de la solución. Es costoso de hacer porque requiere del dominio de herramientas de diseño, a cambio ofrece una impresión prácticamente idéntica a cómo será la solución final.
  • Prototipo dinámico: este tipo de prototipo se puedes asemejar mucho a la solución final en todos sus aspectos. Requiere de mucho trabajo pero puede ser necesario para la fase de validación del modelo de negocio. La clave es encontrar cierto equilibrio entre el uso de recursos y el valor que te puede aportar.

Una vez pases por una o varias de estas etapas intermedias es momento de ponerse a trabajar en la solución comercial que se suele conocer como producto mínimo viable (MVP en inglés).

El MVP es una versión muy particular de la solución comercial ya que se centra en minimizar el coste de esta solución desarrollando solo las características básicas que necesita el cliente para resolver su problema, todo lo que sea adicional a esto por el momento sobra.

Esta versión servirá para seguir validando el negocio y será el gran choque con la realidad, si la gente te compra esta versión es que has conseguido validar bien el modelo de negocio.

Una vez tengas tu primer MVP el proceso no se acaba aquí, porque con esta primera versión habrás conseguido atraer a un público relativamente pequeño, así que toca seguir trabajando para llegar a más segmentos.

El proceso que utilizamos para mejorar continuamente el MVP es el ciclo aprender-medir-construir, que no deja de ser lo que llevas haciendo en el resto del proceso de transformar tu idea en un negocio.

Artículo relacionado:  Oferta de lanzamiento del curso Cómo transformar tu idea en un negocio

Este ciclo se trabaja de la siguiente manera:

  1. Primero determinas que nueva hipótesis quieres validar (aprender), esto normalmente pasa por qué característica nueva quieres añadir.
  2. Segundo seleccionas una o más métricas que determinarán el éxito de esta nueva hipótesis (medir).
  3. Tercero construirás lo mínimo necesario para validar la hipótesis, normalmente la nueva característica (construir).

De esta manera podrás seguir aprendiendo a cada paso e ir avanzando sobre seguro para seguir en el camino al éxito con tu negocio.

¿Qué te parece este proceso iterativo de creación de un producto o servicio?

Este artículo pertenece a la serie Cómo transformar tu idea en un negocio, puedes leer el resto de artículos haciendo click aquí