prevenir lesiones con una buena silla

El espacio de trabajo es ese lugar en el que las personas pasamos un gran porcentaje del tiempo de nuestro día a día. Nuestro oficio, nuestra profesión, ocupa una parte importante de nuestra rutina, puesto que es aquello a lo que nos dedicamos para ganarnos la vida y salir adelante. Lógicamente, existen trabajos de todo tipo, que requieren de una mayor o menor implicación física, pero lo cierto es que en prácticamente todos los empleos existen riesgos de sufrir lesiones o dolencias molestas.

Puede parecer contradictorio, pero es en los trabajos de oficina donde más lesiones se desarrollan, sobre todo en la zona de la espalda, y eso es debido a la gran cantidad de tiempo que pasamos sentados frente al ordenador. Para ello, además de adquirir una rutina de movimientos con la que eliminar tensiones cada ciertos minutos, es importante invertir en buenas sillas de oficina, como las que se pueden encontrar entre las más vendidas en OfiPrix, plataforma especializada en la materia.

Las largas horas que invertimos sentados en la oficina durante la jornada laboral juegan en contra de nuestra salud, y además lo hacen sin que nos demos cuenta. Pensamos que permanecer sentados no tiene riesgos, pero la realidad refleja todo lo contrario. La falta de movimiento, pero sobre todo un asiento perjudicial y nada adaptado a la rutina de trabajo, son las principales amenazas. Precisamente, para encontrar entre todas las sillas la ideal para evitar el dolor de espalda, puedes leer este artículo de Ofiprix, y también tener en cuenta los siguientes factores para elegir adecuadamente.

¿Qué características debe seguir una buena silla de oficina?

Aquellas personas que trabajan en una oficina, o que incluso han adoptado una rutina de teletrabajo debido a la pandemia de Covid-19, pasan muchas horas sentados frente a su ordenador. Esta situación pone en serio peligro la salud de la espalda, por lo que es momento de echar el freno y buscar una silla de oficina cómoda y que proteja nuestra musculatura para prevenir lesiones graves. ¿Cómo dar con la silla adecuada?

Un asiento ergonómico

Lo primero en lo que debemos fijarnos si buscamos una silla de oficina para trabajar es en si se trata de un asiento ergonómico. ¿Qué quiere decir esto? Que el producto en cuestión contiene toda una serie de mecanismos para adaptar la posición y la altura a nuestra comodidad. Desde la posición de los reposabrazos, la espalda, la altura del asiento, la inclinación… 

Cualquier detalle que sea susceptible de modificación y que puede influir en nuestra comodidad. En otras palabras, se trata de personalizar la silla de oficina a nuestro gusto para encontrar esa postura que nos resulte confortable y que respete y proteja nuestra salud.

Que favorezca una postura natural

Al hilo del punto anterior, nuestra nueva silla de oficina debe también favorecer una postura corporal natural para evitar molestias en la espalda. Con un asiento tradicional, el usuario se moverá continuamente sin darse cuenta, incluso en muchas ocasiones curvando o inclinando la espalda en una posición contraproducente. Las sillas ergonómicas, gracias sobre todo a la curva que incorporan en el respaldo, contribuyen a adoptar una postura natural y saludable y así no sufrir a medio o largo plazo dolores molestos que nos impidan estar cómodos.

Que distribuya el peso de forma correcta

Otra clave para sentir comodidad y evitar lesiones en la oficina, es fijarnos en que la silla sea capaz de distribuir el peso de forma equilibrada. Esto evitará que el asiento se mueva cuando no queremos y, por tanto, nos ayudará a mantener una posición más favorable. En este sentido, la distribución del peso es también importante para la resistencia de la propia silla, para su durabilidad.

Un asiento de oficina que equilibre de forma correcta todos estos parámetros tendrá una vida útil más larga que cualquier otra alternativa. Es importante remarcar que esta silla de trabajo debe ser la principal aliada de nuestra salud durante toda la jornada laboral, nuestro primordial apoyo para proteger nuestra espalda y nuestra salud postural.

Material transpirable

También hay que darle importancia al aspecto ambiental, sobre todo en oficinas donde haya humedad y el calor pueda ser protagonista en ciertas ocasiones. Por este motivo, será ideal buscar sillas ergonómicas para oficina con respaldo transpirable. En este sentido, la opción más favorable es el nylon, un material que permite una transpiración correcta y que evitará la acumulación de calor en la espalda y los consecuentes sudores incómodos durante el periodo de trabajo.

Más allá de la silla: movimiento cada ciertos minutos

Por último, también incluimos un consejo clave al margen de elegir la mejor silla ergonómica para el trabajo, y ese es el movimiento. Los expertos en la materia aseguran que levantarse del asiento cada 60 minutos para caminar o moverse durante 2 o 3 minutos supone una rutina ideal para mantener el cuerpo activo, eliminar tensiones y proteger nuestra salud. Por ello, combina los beneficios de un asiento adecuado con el movimiento regular marcará la diferencia en lo que respecta a la ausencia de molestias físicas.

En definitiva, el objetivo es adoptar todas las medidas necesarias para cumplir dos objetivos durante la jornada de trabajo: el primero, sentirnos cómodos para que nuestra salud postural no se vea perjudicada y no provoque lesiones; y el segundo, poder centrar el foco en nuestras tareas para ser productivos y seguir progresando en el aspecto laboral.

Si necesitas un buen hosting para tu web nosotros recomendamos Hostinger por ser el hosting más barato de mejor calidad, tienes un hosting desde sólo 0,99 € al mes ($0.99) con dominio gratis incluido. Y si quieres empezar a vender por internet de forma fácil en Emprenderalia te recomendamos Shopify. Puedes probarlo gratis durante 14 días.

Shopify

Banner shopify