Cómo transformar tu idea en un negocio

Todos los conceptos técnicos que necesitas conocer para emprender

por Colaboradores el 15 abril 2013

Entre las muchas dificultades con las que cualquier emprendedor se encuentra a la hora de lanzar un nuevo proyecto, especialmente, cuando dicho proyecto es eminentemente online, es lidiar con la gran cantidad de terminología de carácter “técnico” que debe manejar o, al menos, conocer.

Con este artículo, pretendemos arrojar un poco de luz, sobre todo este mundillo tecnológico que debes conocer, no con la idea de convertirte en un experto, sino para que, al menos, tengas unas nociones básicas y sepas de lo que habla el ingeniero que está desarrollando tu web, tu estrategia SEO,… Esto te ayudará a entender mejor su trabajo y a que puedas transmitirle mejor tus ideas para que él las lleve a cabo, de la mejor manera posible, de acuerdo con tus premisas y tus objetivos.

En todo lanzamiento de cualquier proyecto, podemos distinguir tres fases:

  1. Una primera de preparación previa, en la que querrás prever todo lo necesario para el correcto funcionamiento y desarrollo del proyecto.
  2. Una segunda de desarrollo en sí del proyecto.
  3. Una tercera de lanzamiento y expansión.

Cada una de estas fases tiene su propia terminología técnica que pasamos a detallarte:

Preparación del proyecto

En la actualidad, al comenzar un nuevo negocio o proyecto, este contará, obviamente, con una parte online: una página web corporativa, un blog, una tienda online, presencia en las distintas redes sociales,…

Uno de las primeras dudas que surgen si se cuenta con una web propia, es el hecho de dónde y cómo publicarla en Internet. Aquí surge el primero de los conceptos a conocer: los Servicios de alojamiento en Internet (o hosting ISP), ya que de ellos, sus servicios y sus diferentes ofertas dependerá el alojamiento de tu presencia corporativa en Internet.

Existen multitud de empresas, españolas e internacionales, que te ofrecen este servicio de alojamiento. Para poder elegir entre unas y otras, deberías conocer antes una serie de conceptos asociados a este servicio, de manera que, a la hora de elegir, cuentes con suficientes criterios. Los principales términos a conocer en este sentido son:

  • Espacio web: normalmente medido en Gigabytes (1Gigabyte = 1024 Megabytes). Indica la cantidad de espacio físico del que vas a disponer a la hora de alojar tu sitio web. El tamaño a elegir dependerá del tipo de proyecto, es decir, si lo que tienes es una página web corporativa con información general estática de tu empresa, este parámetro no tendrá mucha relevancia. Sin embargo, si tu sitio web va a prestar un servicio donde los usuarios podrán subir imágenes, vídeos,… tendrás que estar muy atento a las opciones que te ofrece el proveedor de servicio para que el espacio contratado no sea insuficiente.
  • Dominios incluidos: un dominio es el nombre de tu web, por ejemplo www.miweb.com. En este caso, lo que nos ofrece el proveedor es que, dentro de la misma oferta puedas elegir varios de estos nombres y asociarlos a tu sitio web. ¿Es imprescindible tener más de un dominio? Pues no, imprescindible no es, pero si es recomendable como imagen de marca que reserves, en la medida de lo posible, no solo el dominio .com, sino también el .es, .net,… Así que, si tu proveedor te lo ofrece, aprovéchalo.
  • Buzones POP/IMAP: no son más que las cuentas de correo que podrás crear con el dominio que hayas elegido, por ejemplo: [email protected]. Normalmente, además del número de cuentas posible, también se indica el espacio máximo de almacenamiento para dichas cuentas. En cuanto a los conceptos de POP e IMAP, quédate con el detalle de que si vas a manejar tu correo desde diferentes dispositivos y siempre quieres tener todos los correos disponibles el sistema a elegir es IMAP (si tienes tu cuenta de correo configurado con el sistema POP, en cuanto descargues un mail recibido en uno de tus dispositivos ya no lo tendrás disponible en el resto).
  • Cuentas de FTP: piensa en cómo copias archivos de tu portátil por ejemplo a una memoria o lápiz USB, sencillo, ¿no? Pues el protocolo FTP te permitirá lo mismo pero desde tu portátil o PC, al sitio físico donde está alojado tu sitio web en internet. Utilizando cualquier herramienta de las disponibles gratuitas en la red (por ejemplo, Filezilla), podrás subir, documentos, imágenes, vídeos,…de forma sencilla a tu alojamiento contratado en la red.
  •  Gb de Transferencia: este parámetro se refiere a la cantidad de datos enviada por el servidor desde tu dominio a los usuarios que se conectan a tu web. Cuando un usuario se conecta a tu web, todos los elementos que se muestran, imágenes, vídeos, los anuncios publicitarios,… tienen un tamaño. La suma de todo ello es la cantidad de datos tenida en cuenta en este parámetro. Lógicamente, cuantos más usuarios se conecten a tu web mayor será esta tasa. Como siempre, la tasa de transferencia a contratar dependerá del tipo de página que alojes, del tipo de negocio montado y de las visitas que preveas a tu web. Es muy importante saber, que si superas esta tasa, tu proveedor puede cobrarte por el exceso de datos consumido e, incluso dejar de prestarte servicio.
  •  PHP, ASP, MySQL, HTML, JavaScript: (en ocasiones, bajo el epígrafe programación y/o bases de datos) estos parámetros se refieren siempre a la tecnología con la que está desarrollada tu web. En función del tipo de página web, necesitarás una u otra tecnología. Detallamos un poco más este punto en el siguiente apartado ‘Desarrollo’. 

Desarrollo

Una vez que ya has decidido lanzar tu proyecto en la red, seguramente (si no tienes los conocimientos suficientes) necesitarás contar con los servicios informáticos de alguna persona o empresa que lo desarrolle. Aunque no entraremos en el “oscuro mundo” de la programación y el desarrollo web, si es necesario que conozcas algunos conceptos que deberás debatir con la persona encarga de desarrollar tu sitio web, pues serán de vital importancia para el posterior lanzamiento y expansión del proyecto.

  • HTML: es el lenguaje en el que se basan todas las páginas web. Puedes echarle un vistazo, sin miedo, en cualquier página web, haciendo clic con el botón derecho del ratón en ella y eligiendo la opción de “Ver código fuente”. Todo lo que te contamos a continuación aparece en ese “galimatías” de letras.
  • JavaScript, Flash, AJAX: todos estos conceptos se refieren a distintos recursos disponibles a la hora de desarrollar (o programar) un sitio web.  ¿Por qué es importante que sepas algo de ellos o que, al menos, existen? Porque todo estos recursos son muy utilizados por los programadores y diseños web y pueden llegar a perjudicar bastante a la hora de posicionar e indexar el sitio en los diferentes buscadores (SEO). Por eso, en la medida de lo posible, se debe minimizar su utilización, o al menos restringirla a partes del sitio web que no influyan en el posicionamiento e indexación de la página por los buscadores.
  • PHP, ASP, MySQL,…: son los diferentes lenguajes de programación y sistemas de bases de datos en los que estará desarrollado tu sitio web. Si es un sitio web básico, sencillo y estático es probable que únicamente esté desarrollado con HTML y Javascript. Sin embargo, actualmente esto ya no es muy común, lo normal, es que tu proyecto online, conste de una base de datos (habitualmente MySQL) y del uso de un lenguaje de programación (PHP, ASP,…). Ejemplos de este último caso (base de datos + lenguaje de programación), son herramientas tan usuales como WordPress (blogs), Joomla (portales web), Prestashop o Magento (tiendas online),… El correcto análisis y desarrollo de un sitio web es vital a la hora de que los buscadores lo indexen y posicionen correctamente, por lo que hay que prestarle toda la atención del mundo a este punto.
  • Meta-title: este elemento de las páginas es muy importante pues es el título que aparecerá en cada uno de los resultados mostrados por los buscadores al realizar el usuario una búsqueda concreta. Es importante que cada página de tu sitio web, contenga su propio título, que este sea indicativo de lo que muestre la página y que en él se incluyan las palabras clave por las que quieres posicionar tu página. Esta etiqueta únicamente es visible por los buscadores y no por los usuarios.
  • Meta-description: junto con el título, otro elemento fundamental a la hora de aparecer en los resultados de los buscadores. En este caso el texto aquí contenido se mostrará, justo debajo del título. Puede tener más longitud que el título y se puede aprovechar para colocar más palabras clave. Nuevamente, debe mostrar bien a las claras qué es lo que se ofrece al usuario en cada página del sitio web (también, por tanto, debe ser único para cada página). De nuevo, el contenido de esta etiqueta únicamente es visible por los buscadores y no por los usuarios.
  • H1, H2, H3: también es importante para un buen posicionamiento en buscadores, que cada página esté bien estructurada y jerarquizada en niveles de relevancia. Estas etiquetas indican niveles de más importancia (h1) a menos importancia (h3) en cuanto al contenido de la página. El contenido de estos campos sí es visible por los usuarios que llegan a la página.
  • P: indica un párrafo de texto dentro de la página. En el primer párrafo de la página habrá que usar siempre todas las palabras clave que detallen el contenido de la misma. El contenido de esta etiqueta también es visible por los usuarios que llegan a la página.
  • Anchor text: aunque suene raro, este término se refiere simplemente al texto que aparece en los enlaces dentro de tu sitio web. Es altamente recomendable que dichos textos no sean del tipo “Pincha en el enlace”, “Haz clic aquí”,…sino que contengan información relevante incluyendo las palabras clave por las que quieras posicionar tu sitio web.
  • Alt de imágenes: las imágenes son otro elemento clave en los sitios web a la hora de que sus páginas sean gestionadas por los buscadores. Estos, no pueden procesar las imágenes y relacionarlas con el contenido de la página, con lo cual, habrá que prestar especial atención a la propiedad ‘alt’. A dicha propiedad habrá que asociarle un valor lo más indicativo posible de lo que muestra la imagen. Es mejor utilizar 3 o 4 palabras que una sola.
  • URLs de las páginas y URLs “amigables”: la URL o dirección de un sitio web (http://www.miweb.com) es un elemento muy valorado también por los buscadores. Por ello, hay que tratar de que la propia URL contenga palabras claves significativas que indiquen a las claras el contenido de la página destino de esa dirección. En otras palabras, solo con verlas deben ser “entendibles” y fáciles de recordar por el usuario.
  • Rich Snippets: es un concepto y un estándar soportado por los principales buscadores para facilitar que los resultados de las búsquedas muestre una información más completa que la habitual. Por ejemplo estrellas de puntuaciones si hablamos de películas, imágenes en miniatura para noticias, apartados con conexión a las redes sociales en el propio resultado de búsqueda. Todo esto además de aportar mayor valor al usuario, es muy valorado a la hora de posicionar una web por los buscadores. 

Lanzamiento y expansión

Bien, llegados a este punto estamos seguros de que cuentas con una web muy atractiva desde el punto de vista de la usabilidad, muy optimizada para buscadores en cuanto a su contenido,… Sin embargo, seguirán surgiendo conceptos técnicos que son fundamentales para el óptimo lanzamiento y expansión de tu web en Internet. ¡Prometemos que serán los últimos!

  • Indexación: cuando oigas hablar de esta palabra, asóciala siempre al trabajo de los buscadores. Que un buscador indexe tu sitio web quiere decir que ha visitado todas las páginas de tu sitio o, al menos, todas a las que ha tenido acceso y las ha guardado en su propia base de datos, para poder mostrársela a los usuarios en los resultados de una búsqueda.
  • Keywords: son aquellas palabras que forman parte de la idea de negocio que tienes y que deben aparecer por todo tu sitio web: en el contenido natural de la página, en los enlaces, en la etiqueta ‘alt’ de las imágenes,… De la elección de un buen conjunto de palabras claves que identifiquen a tu idea de negocio de manera clara y concisa, dependerá en gran medida la posición en la que aparecerá tu sitio web como resultado de una búsqueda.
  • PageRank: es una medida numérica que indica el valor o la importancia que tiene una página para Google. De momento, lo dejamos aquí, pero lo entenderás mejor cuando llegues al concepto de ‘Linkbuilding’.
  • TrustRank: es un concepto que apareció posterior al anterior, como consecuencia, de las manipulaciones que estaba sufriendo la medida del PageRank, debido a prácticas poco éticas llevadas a cabo por parte de los desarrolladores, con el único fin de incrementar “artificialmente” el valor del PageRank. Es un término más importante, para los buscadores, cuya obtención es desconocida por los desarrolladores (y, por tanto, no manipulable) y cuyo significado se refiere a la credibilidad y confianza que posee un sitio web.
  • Linkbuilding: recibe este nombre al trabajo de conseguir enlaces desde distintas páginas web en internet a nuestra página. Cuanto más enlaces tengamos mejor posicionamiento alcanzará nuestra página. Eso sí, los enlaces deberán ser “naturales”, es decir, nada de acudir a páginas donde conseguir enlaces masivos sin relación alguna con  nuestra web. Otro factor que tendrán en cuenta los buscadores a la hora de valorar un enlace a nuestro sitio web es el PageRank y el TrustRank de la página de origen. Cuanto mayor sea, mejor valorado será ese enlace, puesto que se considerará que proviene de una fuente fiable.
  • Landing Page: una consecuencia imprescindible de que un usuario haga clic en un enlace a nuestra web es que, en la página de destino encuentre la información que esperaba encontrar. En estas ‘landing page’ (o páginas de aterrizaje) se deberá mostrar información más detallada del producto, servicio o información que se introducía en el enlace de origen. Una página de destino bien construida y con contenido de alto interés para el usuario, también será muy valorado por los buscadores a la hora de posicionar nuestro sitio web.
  • Efecto Sandbox: es uno de los  problemas más temidos de los buscadores. Es el plazo de tiempo en el cual tu página no será indexada, tratándose de un sitio web nuevo. La explicación que dan los propios buscadores es que se pretende evitar que los sitios web de nueva creación obtengan rápidamente un buen posicionamiento para sus palabras clave, mediante técnicas de spam o poco éticas. No es un período fijo, puede ser de meses y lo único que podemos hacer es seguir haciendo nuestro trabajo en el sitio web, de forma continuada para que, transcurrido este tiempo, nos posicionemos adecuadamente de forma natural  en los resultados de buscadores.
  • Adwords (de Google): seguro que has oido esta palabra más de una vez y quizás tengas una ligera idea de su significado. En realidad, es un concepto muy sencillo, Adwords  es el sistema de publicidad online de Google, que puedes usar para llegar más clientes o potenciar tu negocio. No necesitas un presupuesto alto, de hecho, tú mismo puedes marcar el tope de gasto al mes y, además, puedes indicar en qué tipo de páginas quieres que aparezca tu anuncio. La misma herramienta te facilita informes, gráficos y datos precisos, del impacto que tiene tu anuncio, de las visitas que recibes gracias a él, del origen de las mismas,…

 

Sobre el autor, Miguel Rodríguez Martín

Miguel Rodríguez es desarrollador web, consultor SEO y analista Web independiente. Es, además, Ingeniero Informático y Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Empresarial en Internet. Recientemente, ha lanzado el proyecto “globalizAd.com – social Trade” una red social con fines comerciales y lúdicos de gente que ofrece o busca servicios y productos, del cual es el CEO.

Categorías: Creación de empresas

Etiquetas:

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.

Si quieres leer más artículos de Colaboradores visita su página.