¿Qué debe pedir un emprendedor a sus comunicaciones?

Todos los comienzos tienen una fuerza mágica. Un nuevo proyecto que empieza pleno de ilusión y expectativas. Este es el punto de partida.

Cuando un emprendedor se lanza con su idea, sólo quiere ocuparse de ella, mejorarla, rentabilizarla. Sin embargo, para procurar el éxito de tu nuevo negocio es también necesario atender a las pequeñas cosas, a todo aquello que rodea a nuestro proyecto.

Desde luego, contratar a día de hoy cualquier servicio vinculado de algún modo con las telecomunicaciones, es una auténtica agonía. Para empezar porque hay muchísimas ofertas, y siempre permanece esa sensación de no estar escogiendo la mejor. Siempre habrá alguien que nos diga que por la mitad de precio le dieron el doble que a nosotros.

Esto nos conduce a pensar que en la mayoría de las veces estamos siendo engañados o, cuanto menos, sentimos que estas empresas no comparten con nosotros “toda la información” que deberían. No ayuda a dispersar esta idea las cláusulas de permanencia y penalización en los contratos. Está muy bien que yo quiera que me des servicio una temporada, pero ¿por qué no tengo libertad de irme cuando quiera?

Lo peor de todo es que las comunicaciones en general y la telefonía en particular juegan un papel esencial para un emprendedor. Pero, al mismo tiempo, el emprendedor no encuentra el tiempo suficiente para buscar con el mimo que le debiera la mejor solución en telecomunicaciones para su idea.

Aquí unos consejos.

No busques lo que te ofrecen, encuentra lo que buscas.

El bombardeo de ofertas es asfixiante. Diez millones de megas reales, tarifa plana para 30 móviles y de regalo 12 meses de permanencia. ¿De verdad necesitas todo eso para lanzar tu idea? Si es así, adelante. Pero si no, tómate tu tiempo en ver qué necesitas. No es lo mismo recibir pocas llamadas pero todas ellas muy importantes que depender del teléfono todo el día para hacer continuamente llamadas. En la idea trabajamos cuatro personas ¿nos ocupamos todos de todo o es posible establecer áreas de especialización?

Se trata, en definitiva, de saber qué somos y qué necesitamos. Después, simplemente consiste en buscar la solución que ofrezca la mejor propuesta a los requerimientos que hemos definido.

Actualmente existe una gran variedad de proveedores de servicios; proveedores tradicionales, innovadores, grandes, pequeños, que ofrecen poco y que esconden mucho o todo lo contrario. Tómese su tiempo y busque sólo aquel que encaje.

Crear tu propia imagen.

Para un emprendedor es elemental saber comunicar adecuadamente qué está ofreciendo ahora que no se estuviera ofreciendo antes. Simplemente buscamos construir nuestra mejor imagen. Podemos ser lo que queramos, más grandes, más especializados, más cercanos al cliente…

¿Qué imagen damos si llaman a nuestro número y no atendemos las llamadas? Imaginemos que nuestra idea versa sobre un servicio muy técnico, ¿qué le estaríamos ofreciendo a un potencial cliente si le atiende alguien que no sabe explicar el servicio? Igualmente, si trabajamos con clientes extranjeros, debemos buscar el medio por el que siempre le sea atendido por alguien que domine el idioma en cuestión

Con los recelos a flor de piel, parece interesante poder contar con diferentes teléfonos de contacto según el lugar donde queramos desarrollar nuestra idea. Es decir, no será lo mismo trabajar sólo en una provincia de España que hacerlo en todo el país. En estos casos deberíamos estar en disposición de ofrecer una imagen de presencia nacional o, yendo más allá, una imagen segmentada según la geografía del cliente.

Esta práctica es posible gracias a la proliferación del nuevo concepto de “número virtual”. Comienzan a aparecer en nuestro mercado empresas que ofrecen servicios a precios muy asequibles. Con los números virtuales es posible ofrecer una imagen ajustada y sólo en función de nuestras necesidades.

¿Es buena idea un 902?

Recogiendo el hilo de lo expuesto, son muchos los emprendedores que no quieren radicarse en un único punto y deciden poner un número 902, bajo la creencia de ser el único modo de ofrecer un aspecto nacional y una imagen de contrastada profesionalidad. Es de los errores más comunes que surgen en la planificación de nuestras comunicaciones.

Por estar tarificados fuera de las ofertas planas que ofrecen la mayoría de los operadores, llamar a un 902 supone un incremento en nuestro gasto. Por esto, la mayoría de usuarios tienen muchísima reticencia para llamar a números 902. En consecuencia, estamos mandando un mensaje claro al publicitar un 902 como nuestro número de contacto: no nos llaméis a no ser que realmente lo necesitéis. Y si lo que necesitamos es dar a conocer nuestra idea…

¿Trabajas sólo?

Aunque al comienzo trabajes por tu cuenta, es posible  que no siempre vaya a ser así o que, unido con la idea de imagen, queramos mostrar que no estamos nosotros sólo. En estos casos, es interesante trabajar con números fijos en lugar de sólo móviles. Sigue persistiendo la idea de “existencia real” de una empresa, de un negocio o una idea si detrás de ella existe un número de teléfono fijo. Puede parecer una idea simple, pero lo cierto es que nos hace sentir más tranquilo al saber que podemos llamar a un número fijo. Parece que le da consistencia a lo que representamos, que hay algo real detrás.

Por el contrario, con un número móvil no se consigue dar el mismo vigor a nuestra presencia. Da impresión de número personal o de demasiado informal si se trata de una empresa.

No hace mucho tiempo, todo este tipo de funcionalidades en telefonía avanzadas eran difíciles de encontrar y, por tanto, de incorporar al funcionamiento de nuestra idea. De hecho, si algún proveedor ofrecía el servicio era a precios elevado. Actualmente son muchos los proveedores de centralita virtual y telefonía en la nube que pueden satisfacer esta necesidad

Al final, se trata exclusivamente de marcar los detalles y saber exactamente qué es lo que queremos. No debemos dejarnos llevar por la ola de qué es lo que está de moda ni plegarnos a lo que nos ofrecen: busca lo que necesitas, es lo que te hará diferente.

 

Sobre la autora, Ana López

Mi nombre es Ana López y trabajo como directora de marketing en las empresas fonvirtual y faxvirtual  desde hace más de 5 años. Trabajamos ofreciendo consultoría en telecomunicaciones y servicios de valor añadido. Nos encantan las nuevas ideas y nos apasionan los retos que aún quedan pendientes.

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies