Por dónde empezar cuando acabas de empezar tu negocio

Una de las cosas fundamentales que tienes que saber cuando tienes tu propio negocio es en qué enfocarte para tener resultados y aprovechar bien el tiempo.

Cuando ya tienes experiencia puede ser más fácil determinar las acciones que son claves para el desarrollo de tu negocio, para tener más ventas y clientes; pero cuando acabas de empezar a veces cuesta más saber en qué centrarte.

Especialmente si tenemos en cuenta la cantidad de información que existe, las novedades y nuevas modas que van surgiendo y que hacen muy fácil que emplees mucho tiempo haciendo cosas que no te llevan a ninguna parte o que no se centran en lo que de verdad necesitas ahora.

Así que si acabas de empezar con tu negocio, si te has decidido a establecerte por tu cuenta y estás un poco perdido, estos son los primeros pasos que yo recomiendo:

1. Ten claros los cimientos de tu negocio

Este es un paso fundamental que siempre trabajo con mis clientes y que no todo el mundo tiene claro. A veces crees que sí, pero normalmente no. Con esto me refiero a definir con todo detalle cómo quieres que sea tu negocio.

Ya que te vas a meter en esto que por lo menos sea como tú quieres, no como crees que tiene que ser. Para ello, tómate un tiempo para apuntar con quién te encantaría trabajar, qué vas a ofrecer, qué horario y descansos quieres, qué tipo de servicios (individuales, grupales, locales, nacionales, internacionales, online, offline…), cuánto quieres ganar, etc.

Cuantos más detalles mejor, porque luego en función de lo que quieras podrás planificar el resto. No es lo mismo querer recorrer el mundo dando conferencias y talleres que querer ofrecer sólo programas online o combinar ambas cosas. Se requieren estrategias distintas.

Es muy difícil centrarte, planificar y ejecutar cuando no sabes lo que quieres.

2. Identifica tu cliente ideal y crea la 1ª versión de tus servicios

Cuando ya tienes una idea de lo que quieres es fácil liarte con las redes sociales, hacerte una web pensando que solo con tenerla ya tendrá visitas de inmediato, o distraerte con las mil y una posibilidades, cursos y ofertas de hoy en día. Pero cuando los cimientos no están en su sitio el negocio no funciona.

Y lo más importante de tu negocio es conocer quién es tu cliente ideal y qué problema tiene para poder diseñar una solución a su medida y así crear tus primeros servicios.

Por tanto, una vez tengas claro cómo quieres que sea tu negocio, el siguiente paso es decidir a quién ayudas. Sobre este tema ya se han escrito muchos artículos y ya sabes que “a todo el mundo” no es una respuesta.

Elige a quién quieres ayudar y averigua cuáles son sus mayores problemas en el tema que tu trabajas. Es decir, si eres experto en marketing tendrás que averiguar qué problemas tiene en ese campo, si eres asesora de imagen qué problemas tiene con su imagen, etc.

Algo concreto, específico, que realmente sea un problema para ellos y en función de eso creas la primera versión de tus servicios que, por supuesto, irá enfocada a solucionar ese problema.

Cuando tengas esto claro, entonces sí podrás crear tu página web, blog, newsletter, etc. porque sabrás a quién te diriges y de qué hablar: de sus problemas y tus soluciones.

3. Aprende a cerrar ventas

Esta es la habilidad que más impacto va a tener en tus ingresos, así que te recomiendo que lo aprendas cuanto antes. Es lo que marca un antes y un después en tu negocio. Y, si eres como la mayoría de los emprendedores y no tienes ningún conocimiento de ventas, déjate de excusas y miedos y aprende. Haz un curso, contrata a una mentora, lo que sea necesario.

Yo misma dupliqué los ingresos de un año en un sólo trimestre cuando aprendí a cerrar ventas.

4. Date a conocer.

Ahora sí, cuando tienes claro lo que quieres, a quién ayudas, qué ofreces y cómo vender entonces es hora de la publicidad, de publicar en tu blog, usar las redes, dar charlas, hacer entrevistas, publicar en otros blogs, lo que sea para ir dándote a conocer siempre en sitios donde sepas qué va a estar tu cliente ideal.

5. Analiza y planifica

Este paso es muy importante también y se suele subestimar. Es muy fácil ponerse en marcha y encontrarte desmotivado al poco tiempo porque no ves progresos, cuando en realidad no has contabilizado ni planificado nada.

Lo que se suele hacer es ir improvisando un poco, te levantas, miras tu correo, piensas un poco qué hacer… Error.

Yo te recomiendo sentarte a planificar el año o el trimestre o al menos el mes, escribir cuál es tu objetivo para ese período de tiempo y qué acciones vas a llevar a cabo. Que siempre sepas qué vas a hacer ese día para no dejarte arrastrar por lo primero que se presente.

Además de tener claros tus números para poder ver si haces progresos o no y en qué centrarte para avanzar. Es decir, con cuántas personas hablas, a cuantos les ofreces trabajar contigo, cuanto publicas, donde, número de suscriptores, etc.

 

Obviamente cada uno de estos pasos dan para varios artículos e inclusos cursos y vas a necesitar ayuda en algunos de ellos, pero quiero que por lo menos tengas una idea de en qué centrarte si acabas de empezar.

Si quieres comentar el artículo pásate por nuestro grupo de Facebook.

Escrito por

Dra Aida Baida Gil, coach certificada, doctora en Genética y fundadora de www.coachdelaprofesional.com. Actualmente trabaja con mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y quieren avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera y que buscan claridad, motivación, acción y resultados

Si quieres leer más artículos de Aída Baida visita su página.