No querrás que te quiten tu marca ¿Verdad?

Tu marca es tu seña de identidad. Es de vital importancia para tu negocio: con ella estableces vínculos con tus clientes, te distingues de tu competencia. Con ella proyectas tu imagen. Comunicas.

Por eso, no es sencillo encontrar una marca adecuada. Hay que dedicarle tiempo y esfuerzo hasta dar con la que verdaderamente transmite lo que quieres.

Y una vez que la has encontrado, hay que seguir trabajando en ella: hay que dotarla de contenido, hay que darla a conocer, hay que posicionarla….. Y también hay que gastar dinero, claro, aunque sólo sea en imprenta.

Requiere esfuerzo, la verdad. Y la cuestión es que después de tanto tiempo, esfuerzo y dinero invertido: no querrás que te quiten tu marca ¿verdad?

Por supuesto que no. Y no tienes por qué correr riesgos, porque puedes registrarla y obtener, así, dos beneficios importantes:

  •  Nadie podrá usar tu marca una vez que ya esté registrada.
  •  Te aseguras que no va a haber alguien que te diga que no puedes seguir con la marca con la que ya estás trabajando.

Distinción entre marca, nombre comercial, denominación social y dominio

En términos de branding, el concepto de marca es bastante amplio y abarca una serie de aspectos diferentes.

En este artículo, vamos a manejar los conceptos desde un punto de vista puramente jurídico. Así que, a los efectos que nos interesa ahora, debes tener claras las siguientes definiciones:

Marca: Es el nombre o signo que identifica un producto o servicio.

Nombre comercial: Es el nombre o signo que identifica a una empresa determinada.

Denominación social: Es el nombre que identifica a una sociedad (sólo sociedades) en el tráfico mercantil.

Nombre de dominio: Es el nombre y la dirección de una empresa en internet. Lo verás claro con el siguiente ejemplo de una sociedad limitada:

  1. Se llama “Ana y María, S.L.”. Ésta es su denominación social. Es el nombre con el que se relacionará en cualquier operación que realice con proveedores, clientes, Hacienda, …..
  2. Posee dos tiendas de ropa, una se llama “El rincón de Anita” y la otra “El rincón de Marieta”. Éstos son dos nombres comerciales diferentes, uno para cada actividad.
  3. En ambas tiendas comercializan la ropa de su propia marca “Anama”. Ésta es la marca de su producto.
  4. Tienen una web en internet que se llama “anama.com”. Es su dominio.

En este ejemplo cada denominación es diferente pero bien podría haber sido la misma. En cualquier caso, todo es registrable si bien en lugares diferentes:

  • La denominación social se inscribe en el Registro Mercantil Central y es obligatoria.
  • El nombre comercial y la marca se inscribe en la Oficina Española de Patentes y Marcas.
  • El dominio en la Dirección de Dominios de Internet.

Búsqueda previa

(El procedimiento es el mismo en el caso de marca y de nombre comercial, por eso, y para simplificar, a partir de ahora me voy a referir sólo a la marca.)

Lo primero que debes hacer antes de registrar una marca es realizar una búsqueda previa.

Básicamente, se trata de comprobar que no existe otra marca igual o similar que ya está protegida para productos, servicios o actividades de la misma clase. Los productos, servicios y actividades están agrupados por categorías y cada categoría se llama “clase”.

Debes tener en cuenta dos cuestiones importantes:

1. Una vez que presentes la solicitud, si te la deniegan, perderás la tasa que has tenido que pagar.

Por eso es conveniente comprobar que, en principio, no existe ninguna similar ya registrada.

Esta búsqueda se lleva a cabo en la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Y la puedes realizar tú directamente, utilizando las bases de datos de acceso gratuito, o mediante el servicio de pago existente.

2. La coincidencia sólo te perjudica si se da en la misma Clase, a no ser que se trate de una marca notoria o renombrada.

Por ejemplo, yo quiero registrar la marca “Anama” en la Clase que corresponda a los productos textiles. Si resulta que ya existe esta marca registrada en la Clase correspondiente a Restauración, por decir algo, eso no me va impedir el poder registrarla.

Sin embargo si yo quiero registrar la marca Coca Cola no me lo van a permitir para ninguna clase. ¿Por qué? Porque se trata de una marca notoria y renombrada.

3. Se puede pedir el registro de una misma marca para tantas clases como se quiera, siempre que se pague la tasa correspondiente.

Procedimiento a seguir

Los trámites se pueden realizar en cada comunidad autónoma o a través de la página web.

Consisten en presentar la solicitud y pagar las tasas correspondientes: algo menos de 150 euros para la primera clase y algo más de 90 euros para la segunda y siguientes.

Existe un descuento del 15% cuando se hace telemáticamente en la web de la OEPM.

Ten en cuenta que lo que tú presentas es una solicitud. Eso no te garantiza que el proceso termine con el registro de la marca.

Puede ser que no hayas realizado bien el proceso de búsqueda. O puede pasar también, que cuando lo hiciste había alguna solicitud presentada con una marca similar pero que como aún no estaba registrada (por estar en trámite) no salió la coincidencia.

La presentación de la solicitud, sin embargo, sí que te dará prioridad desde la fecha en que haya tenido lugar.

Una vez se resuelva el procedimiento, y se registre la marca, tendrá una validez de 10 años, pasados los cuales habrá que renovarla.

En Resumen

La marca y el nombre comercial se registran en la Oficina Española de Patentes y Marcas, que presta su servicio en cada comunidad autónoma y cuenta, también, con una plataforma en internet a través de la cual se puede llevar a cabo todo el procedimiento con un descuento del 15%.

  • Antes de presentar la solicitud y pagar la tasa, debes realizar una búsqueda en la clase o clases en las que quieras registrar tu marca para comprobar que no existe una igual ya registrada.
  • Desde la fecha en que presentas la solicitud de registro tienes prioridad sobre otra marca igual o similar cuyo registro se solicite con fecha posterior.
  • Si deniegan la solicitud pierdes el dinero que ya has ingresado. Y si la aprueban la validez del registro es de 10 años, pasados los cuales tendrás que renovarla (si quieres).
  • Pueden registrarse marcas similares a otras ya registradas siempre que estén encuadradas en Clases diferentes, a no ser que se trate de una marca notoria o de renombre.

Como has podido ver, el procedimiento es sencillo, lo puedes hacer tú mismo y el coste no es alto. Aún así, si no te encuentras seguro, puedes encargárselo a un Agente de la Propiedad Industrial: ellos prestan este tipo de servicios.

De una forma u otra, merece la pena registrar tu marca o tu nombre comercial porque así tienes la seguridad de que puedes invertir dinero y esfuerzo en ellos sin correr riesgos innecesarios.

 

Sobre la autora, Eva Zamora

Desde www.contabilidae.com Eva Zamora enseña contabilidad online a todo el que necesita aumentar sus posibilidades de encontrar empleo, entender mejor los números de su empresa o aprobar, por fin, ese examen que se le resiste. ¿Eres uno de ellos? Pues decídete: conseguirás tu objetivo desde la comodidad de tu casa.

Si quieres comentar el artículo pásate por nuestro grupo de Facebook.

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.