Garantías bancarias: reales y personales

¿Quieres tener éxito en tu financiación? Tienes que incluir las llamadas garantías bancarias, reales o personales o un mix de ambas, que protejan la operación. Da lo mismo que seas particular, autónomo, emprendedor o una empresa ya establecida.

¿Qué son las garantías bancarias? Las garantías son “un por si acaso”. Las garantías nunca van a sustituir la esencia del análisis de la operación de financiación que no es otra que demostrar la capacidad de pago, tu capacidad de devolución, de la operación. Si no existe esta capacidad no hay operación.

El que haya quedado demostrado tu capacidad en base a los datos históricos, el que hayas sido un buen pagador en el pasado, no quiere decir que seas un buen pagador en el futuro.

Por si acaso no puedes pagar, te piden garantías. Así, si fallas, por cualquier motivo, la entidad podrá intentar recuperar su dinero a través de las garantías bancarias, reales y personales.

¿De qué tipo son las garantías bancarias que puedes aportar?

Las garantías se dividen en dos grandes tipos: garantía real y personal.

Garantía personal

Se presta un compromiso de la persona o personas que avalan/garantizan para el caso que el deudor  principal de la operación no cumple con sus obligaciones serán los avalistas los que tendrán que hacer frente a ella. Lo hacen con sus bienes presentes y futuros.

Las personas pueden ser físicas (individuos) y  jurídicas (empresas). Los avalistas suelen ser solidarios porque cada uno de ellos responde del total de la deuda independientemente del número que sean.

Garantía real

La garantía se hace sobre bienes tangibles. Hay dos grandes grupos de garantías reales: hipotecaria y pignoración o prenda.

Hipoteca:

La garantía bancaria se hace sobre un bien inmueble. Déjame que te relacione los bienes habituales que se suelen utilizar organizados de mayor a menor garantía:

  1. Vivienda habitual
  2. Segunda residencia
  3. Vivienda en construcción
  4. Inmuebles de negocio: locales de comerciales y oficinas
  5. Naves
  6. Parkings
  7. Suelo urbanizable
  8. Suelo rústico

Pignoración o prenda: dos tipos

  1. el bien que ofrecemos en la garantía bancaria es mueble
    • existencias,
    • mobiliario,
    • maquinaria
  2. El bien que ofrecemos en garantía bancaria son derechos
    • saldos en cuentas corrientes,
    • depósitos plazo,
    • acciones,
    • fondos de inversión,
    • contratos de servicio,
    • de venta,
    • de alquiler,
    • derechos de concesiones

Indudablemente, cuanto más líquida (capacidad de convertirse en dinero rápidamente) sea la garantía bancaria, garantía real o garantía personal ofrecida, más interesante será para los bancos, por lo que, indudablemente, el dinero y sus derivados ocupará el primer puesto.

Recuerda, si quieres tener éxito en tu financiación no olvides incluir una garantía bancaria, real o personal.

Espero haberte ayuda a tener claro las garantías que podemos utilizar en la solicitud de financiación.

 

Sobre el autor, José María Casero

Hola! Soy José María Casero. Soy Sherpa Financiero y te ayudo a mejorar tu acceso a la financiación. Me puedes seguir en mi blog www.sherpafinanciero.com, para no perderte ni uno solo de mis consejos. ¿Mi experiencia? Banco Santander y Alkanza, asesores bancarios. Más de 22 años de financiación, financiación y financiación para empresas, autónomos y emprendedores.

Si quieres comentar el artículo pásate por nuestro grupo de Facebook.

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.