Emprendedor… ¡bienvenido al desierto!

desierto

Si eres de los que se han lanzado o van a lanzar a crear tu propia empresa… te doy la bienvenida al desierto, el sitio donde vas a encontrarte hasta que: uno, desarrolles del todo tu producto o servicio a partir de la idea original que concebiste con tus socios; y, dos, construyas los elementos necesarios para que cada mes cubras todos los costes de forma holgada sin tener que preocuparte de estar al pie del cañón atendiendo las incidencias diarias.

Esta, y no otra, es la imagen que cada uno de nosotros debemos visualizar en nuestra mente antes de emprender un negocio. Piensa que 9 de cada 10 emprendedores cierran su empresa antes de 3 años. Emprender es una travesía en el desierto y de eso puedo dar fe. Vas a sufrir, sí o sí; independientemente de si logras cruzar al otro lado o no. No es la suerte lo que determinará tu éxito, sino los errores que cometas y la capacidad para enmendarlos.

Siendo sinceros os diré que después de 12 años sigo en el desierto. Cuando empecé contaba con inversores, desarrollamos un producto, pero fracasó. Después tuvimos que cambiar de rumbo y empezar nuevos desarrollos, entonces la tecnología cambió varias veces y quedamos obsoletos. Estabilizamos la situación vendiendo proyectos y soluciones individuales a clientes y empezamos a pensar que la cosa funcionaba.

En 2008, me di cuenta de que estaba sometiendo a mi proyecto y a mi empresa a una trampa. Seguíamos trabajando por proyectos y cada cliente era un oasis que permitía llegar justo al siguiente antes de acabarse los recursos. Esta forma de trabajar nos exigía estar siempre en busca de nuevos recursos dentro del desierto.

No tenía un plan para salir del mismo. Justo en el momento en que nos planteábamos un cambio de dirección para salir definitivamente de él, nos quedamos atrapados ante la mayor carestía de crédito y la peor crisis en 70 años. El agua simplemente se evaporó, y todavía no llueve ni creo que lo haga. Estamos en el desierto más árido de las últimas décadas. Nos quedamos sin dinero para hacer las inversiones necesarias que, en un año, nos hubieran sacado del árido y arenoso terreno en el que estábamos. Te puedes imaginar lo difícil que es planificar la salida del desierto estando atrapado en él. Toda una odisea.

Si algo he aprendido en estos años es que: es mejor no planificar todos los detalles de tu travesía, sino los posibles acontecimientos. Te permitirá contar con alternativas y no perder tu tiempo pensando sobre el siguiente paso. Aquí, os dejo algunos consejos aprendidos a través de la experiencia:

  1. Ten presente y listas varias alternativas. Si tienes el desarrollo de producto hecho, ten un plan B por sino funciona como esperabas, o incluso un C o D. Casi nunca se acierta a la primera, es un proceso de prueba y error en el que irás acertando y aproximándote a la solución definitiva. Incluso puede que tengas que cambiar por completo el producto y la solución que ofreces. Estate preparado para esta eventualidad.
  2. Céntrate en los clientes. Sobre todo clientes a quien vas a vender durante el periodo que tardes en desarrollar y mejorar tu producto. Esto te dará tiempo. Pues, seamos honestos, ellos van a ser los únicos que te den su capital para que puedas desarrollar y diseñar la solución que resuelva tus problemas y te llene los bolsillos de dinero. Cada cliente será una prueba para saber qué problemas se repiten más y por lo que están dispuestos a pagar.
  3. Reduce tus costes medios porque son la mejor barrera de entrada para tus competidores.
  4. Si tienes competidores mejor averigua cómo trabajan y pregúntate como puedes mejorar su producto y servicio. Ser el segundo pude ahorrarte muchos disgustos.
  5. Piensa que estas sólo o sólo con tus socios en esta aventura. El dinero te lo aportarán tus clientes y si lo hacen los inversores será mejor que te des cuenta de que la empresa ya no es tuya; por lo que es posible que tengas que recomprarla o bien trabajar para otros, que es precisamente lo que no querías. Así que, primero, consigue los clientes después vendrán los inversores para llevarte en helicóptero a Disneyland. Si eso es lo que quieres.
  6. La capacidad de llegar antes lo es todo. Asegúrate de contar con la gente en tu equipo que tenga las habilidades para llevarte al otro lado de forma rápida. Un buen equipo con habilidades compensadas te permitirá desarrollar más rápido y prescindir de proveedores.
  7. No trabajes por dinero.  En serio, sólo serás capaz de llevar a cabo tu proyecto si eres capaz de trabajar por la recompensa final, no por un sueldo porque habrá meses en los que no cobres. Trabaja para crear tu activo, tu empresa, para solucionar los problemas de tu cliente y el dinero llegará no como un fin sino como el medio.
  8. Si no puedes llevar las ideas a la práctica no valen nada.
  9. Céntrate en desarrollar un buen sistema de venta. Un producto que es bueno no es fácil de vender. Por eso, desarrollar un sistema de venta sencillo y competente hará que tus productos sean mucho más líquidos.
  10. Asegúrate de que tu producto o servicio se pueda exportar con facilidad. De esta forma puedes ampliar tu mercado y reducir el riesgo país.

Por lo tanto piensa, vive y actúa como si fueras a cruzar el desierto. Pregúntate qué es lo que llevarías para aumentar tus probabilidades de éxito, cuáles son los caminos o pasos que debes dar primero y cuál es tu idea para salir del vasto, árido y desagradable desierto.

Comprende que cada cliente es un oasis de agua y vida vital para continuar la siguiente etapa del camino que te llevará a la salida. Entiende también que el desierto se mueve al igual que lo hacen los sectores: cambian las tecnologías, consumos… y, por lo tanto, también cambia lo que esperabas encontrarte.

Imagen por Rascou.

Escrito por

Ramón Archanco es experto en inteligencia competitiva. Mi misión es trasformar el exceso de información en tu ventaja competitiva. En mi blog puedes saber más sobre la inteligencia competitiva, la gestión de conocimiento y la web profunda.

Si quieres leer más artículos de Ramón Archanco visita su página.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies