El nuevo modelo de empresa del siglo XXI

Actualmente las empresas están viviendo épocas de miedo, incertidumbre y su crecimiento se ve disminuido sino estancado.

Existen nuevos paradigmas empresariales y sociales que hace que lo que funcionaba ayer hoy no sirva para nada. Hoy más que nunca la empresa tiene que ser dinámica, tener una cultura solida, que atraiga talentos y los retenga, que cree una inercia de crecimiento constante, que se adapte al cambio rápido de la sociedad y sus necesidades.

Y esto no puede pasar si se siguen mantenido los modelos de liderazgo autoritario, un ambiente de trabajo tenso, basado en órdenes y que no permite la comunicación abierta, entre los diferentes niveles para que el propio talento, dentro de la empresa, se desarrolle y finalice en proyectos de éxito.

Se ha pasado de la competencia a la colaboración, ya que todos navegamos en la misma dirección.

La educación siempre se ha basado en desarrollar el área del hemisferio izquierdo: la lógica, los números, las explicaciones del porque ocurren las cosas, aprender técnicas y maneras de hacer… y ha dejado a un lado las aptitudes del hemisferio derecho: intuición, manera de relacionarnos, inteligencia emocional…

Somos seres emocionales por excelencia y los pensamientos y los “modos de hacer” vienen determinados por el hemisferio derecho. Así que de él se obtiene información inicial inconsciente que luego el hemisferio izquierdo usará para medir la probabilidad de éxito de la respuesta.

Internet ha cambiado la manera en cómo nos relacionamos, como obtenemos la información, como lideramos, como somos de eficientes….

Las empresas actuales  necesitan:

  1. Conocer en profundidad cómo funciona la mente humana.
  2. Crear una estrategia global que le permita acercarse definitivamente al público objetivo con su producto o servicio.

Conocer cómo funciona el cerbero humano, como pensamos, sentimos y nos emocionamos, como decidimos, porque actuamos de una determinada manera, como nos gusta comunicarnos…  NO es un capricho, es una necesidad para las empresas del siglo XXI.

La neurociencia tiene que integrarse en la formación y estrategia de las empresas, junto con la constante innovación.

La empresa está viva, crece y aprende tanto como las personas y colaboradores que la conforman, como éstos se relacionan, cómo evolucionan profesionalmente y personalmente, como sienten, como se adaptan al medio social…

Es hora de tumbar las barreras entre el desarrollo personal y profesional pues siempre han ido de la mano.

Reflexiona:

  • Tienes una empresa ¿qué tipo de ambiente hay entre tus empleados y colaboradores?
  • ¿Como podrías generar un mejor ambiente que se convierta en mayor eficiencia y productividad de tu equipo?
  • Eres emprendedor, ¿qué tipo de ambiente laboral estas planteándote crear?
  • ¿Tu empresa tiene como objetivo crecer e innovar constantemente? ¿Tienes un plan para ello?
  • ¿Conoces como piensan tus clientes potenciales, te relacionas con ellos, los sientes, te sienten? 

A los seres humanos nos mueven las emociones, no los razonamientos (éstos son solo la excusa que nos damos para actuar)

¡Tenlo en cuenta a la hora de crear tu estrategia empresarial!

 

Sobre la autora, Laura Sánchez

Laura Sánchez es la Fundadora y Presidenta de IDHAR (Instituto para el Desarrollo Humano de Alto Rendimiento).

Experta en desarrollo del Potencial Humano y Empresarial. Docente, Mentora y Coach de negocios. Ayuda a emprendedores y empresarios que quieren crear negocios de éxito, con su conocimiento y/o los servicios que ofrecen.

Puedes seguir sus publicaciones en  http://idhar.org/blog/ y estar conectado con ella en  Google plus

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.