Guía De la Idea al Negocio

El emprendedor es el artesano del siglo XXI

por Colaboradores el 7 enero 2013

El emprendedor es el artesano del siglo XXI

GLOBALIZACIÓN

Llevo bastante tiempo a vueltas con la forma de encarar cambios en mi labor profesional en entornos cerrados y rígidos (tal y como es la Administración pública). Esto me incita a documentarme sobre experiencias y modificación de conceptos relacionados con la extraña realidad profesional y laboral que estamos viviendo y el cambio de paradigmas que esta realidad está provocando.

Hace unos días comentaba con un amigo su reciente  viaje profesional a Indonesia. Me transmitía una fotografía de la situación laboral que se está viviendo en estos países en auge. Me informaba de la política de deslocalización de su empresa y de cómo y por qué traslada sus plantas de producción a estos países.

La globalización está colaborando a la precarización del trabajo (no descubro nada nuevo). Precarización que se provoca en el primer mundo, ayudando a reducir los costes de producción para conseguir ser competitivos. Se reducen salarios y otras partidas que hasta ahora eran importantes pero que se han convertido en superfluas e innecesarias (seguridad, calidad,…). Por su parte, la precarización laboral en el tercer mundo es evidente, puesto que estas empresas globalizadas ayudan y promocionan (aunque sea de forma involuntaria) a la esclavitud, legitimando situaciones laborales lamentables.

Todo ello está precipita un cambio conceptual en la forma de entender las relaciones laborales en un mundo que se obstina en mantener estructuras empresariales heredadas de la revolución industrial. Para mí el paradigma de ese cambio es la necesaria actualización del concepto de canje de “tiempo por dinero”, para convertirse en “dinero por conocimiento y experiencia“.

Aquí es donde entra en escena una nueva forma de entender el trabajo, las relaciones entre trabajador y empresario y la forma de desarrollar la actividad laboral. Este nuevo concepto se denomina: “Ética Hacker”. Como un efecto acción-reacción a la situación que estamos viviendo. Como una respuesta digna a las imposiciones de los mercados (financieros, económicos y laborales). Como una respuesta de componente individual, pero colectiva, social (aunque aparentemente marginal).

ETICA HACKER

La ética hacker aplicada a la actividad profesional no es, ni más ni menos que la forma de poner en práctica una forma de entender el trabajo. Se realiza con pasión, con independencia, con libertad, con interés. Busca la adaptabilidad, pero no sólo del trabajador al puesto de trabajo, sino también del puesto de trabajo a las características y circunstancias de la persona que lo realiza. La actitud resilente debe ser aceptada por las dos partes de este contrato social y laboral. Se persigue conseguir una formación adecuada, cómoda y que no se dedique exclusivamente a mejorar los hábitos y aptitudes laborales, sino también que nos mejoren como personas, como seres humanos.

En definitiva, la ética hacker puede definirse como “el trabajo realizado con a] creatividad, b] pasión y c] libertad”.

TRABAJO ARTESANO

Existe (al menos a mí me lo parece) una relación directa y casi natural entre la ética hacker y el trabajo artesano. Decía C. Wright Mills (al que hace referencia Richard Sennett) en “El artesano” que:

“El trabajador con sentido artesanal se compromete en el trabajo por el trabajo mismo; las satisfacciones derivadas del trabajo constituyen su recompensa.”… “el trabajo se relaciona con la libertad para experimentar”… “en el trabajo artesanal, familia, comunidad y política se miden en función de los patrones de satisfacción interior, de coherencia y de experimentación.”

El artesano es un trabajador que busca la libertad y la autonomía, que se empeña en el desarrollo de habilidades, que dispone de un especial interés por aprender de iguales y maestros. El artesano es, en definitiva alguien que desea realizar bien una tarea.

“Toda artesanía es trabajo impulsado por la calidad. La aspiración a la calidad impulsará al artesano a progresar, a mejorar antes que a salir del paso con el menor esfuerzo posible”

Richard Sennett

El artesano no sabe (y tampoco quiere) separar su vida de su trabajo. Sus proyectos personal y profesional se funden y confunden.

EMPRENDIMIENTO

El emprendimiento lo define perfectamente la Wikipedia. Incluso el término ya venía recogido en L’Encyclopédie de Diderot a mediados del siglo XVIII como “manufacturador“.

El emprendedor lo es porque en su interior conviven fuerzas que le incitan a pensar, sentir y actuar de forma particular. Identifica ideas y oportunidades de negocios y se lanza a descubrirlos. Busca un mejoramiento en la calidad del trabajo y, por lo tanto, de su vida. Sin duda el emprendimiento es una opción de vida.

Si la consecuencia natural de la ética hacker aplicada a las relaciones laborales daba como consecuencia el trabajo artesanal, igual consecuencia genera el emprendimiento respecto al trabajo artesano.

La paradoja es observar cómo la globalización nos empuja al emprendimiento. Quienes nos sentimos emprendedores nos sentimos artesanos.

“El emprendedor es el artesano del siglo XXI”

 

Sobre el autor, Juanjo Caba

Juanjo Caba es funcionario. Intraemprendedor. Aprendiz de todo lo relativo al dospuntocerismo. Interesado por averiguar cómo ser cada día un poco más productivo. Practicante de GTD. Convencido de lo mucho que puede aportar el software libre al emprendimiento.

Es autor del blog betapermanente.es, que se dedica a hacer apología de la productividad, la innovación y el emprendimiento.

Imagen por: marcp_dmoz via photopin cc

Categorías: Creación de empresas

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.

Si quieres leer más artículos de Colaboradores visita su página.