Cómo ponerle precio a tus servicios

Ponerle precio a tus servicios es una de los principales obstáculos cuando empiezas (o incluso cuando ya llevas un tiempo con tu negocio). Tienes muchas dudas, inseguridad y creencias limitantes que hacen que te cueste tomar una decisión.

En realidad es todo una cuestión de mentalidad. El problema es lo que asocias con el precio y con vender, ya sabemos que todo lo relacionado con dinero levanta muchas emociones. Pero recuerda que si quieres que tu negocio sea rentable tienes que vender lo que ofreces y eso implica poner un precio, aunque te cueste mucho, o lo superas o no sobrevives.

Es algo que nos ha pasado a todos en un momento u otro y en mi experiencia esto es lo que te recomiendo:

1. Trabaja tu mentalidad

Esto es probablemente lo más importante, aunque al principio cueste creerlo y lo consideres algo secundario. Mientras sigas atado a creencias como que tener dinero te convierte en una mala persona, que vender es manipular o engañar o que si ayudas tiene que ser gratis o casi, seguirás como estás: sobreviviendo a duras penas.

Así que o inviertes en desarrollo personal o te lanzas a vender con tus precios a pesar del miedo y la inseguridad que te provoquen, esa técnica también es efectiva.

2. Se realista y haz cálculos

Tu negocio tiene unos gastos y además tu tienes que vivir. Así que párate a calcular tus gastos personales y profesionales para saber lo mínimo que necesitas para subsistir y a partir de ahí qué sería lo ideal para ti.

Determina cuantas horas quieres trabajar, vacaciones, etc. para hacerte una idea realista. No es que te impida pensar en grande pero a veces ser demasiado ambicioso en los comienzos sólo consigue bloquearte más. A no ser que estés dispuesto a hacer todo lo que sea necesario y poca gente lo está.

Así que haz tus cálculos para saber, a partir de esas cifras, cuánto tienes que cobrar y cuantos clientes necesitas y empieza por ahí. Luego podrás ir haciendo ajustes.

3. Ten claro tu modelo de negocio

El precio de tus servicios depende también del público a quién te dirijas y del tipo de negocio que quieras. ¿Quieres tener muchos clientes y trabajar muchas horas al día? ¿Prefieres tener menos y ofrecer un servicio a un precio más elevado? ¿Quieres hacer cursos grupales o sesiones individuales? Depende del estilo de vida que quieras y del público a quien te dirijas.

Hay muchas formas de que un negocio sea rentable pero tienes que sentarte a definir la tuya, todo se resume en la pregunta: ¿cómo quieres que sea tu negocio?

En función de eso podrás crear tu estrategia de posicionamiento, marketing y precios.

4. Decídete y prueba

Lo verdaderamente importante y la única cosa que te dará resultados es actuar, ponerte en marcha. No tiene sentido estar un año decidiendo tu estrategia de precios cuando podías haberlo aprovechado para empezar a vender, aprender de la experiencia y corregir sobre el camino.

Eso es lo importante, porque una vez que te lances es fácil hacer cambios, lo difícil es ponerse en marcha, por eso es lo más importante y lo que determinará los resultados que obtengas y la rapidez con que lo hagas. Y, por favor, deja de hacer cosas gratis, a no ser que haya una estrategia detrás y que sea durante un tiempo limitado. Eso no favorece a nadie.

Si estás bloqueado sobre qué precio poner a tus servicios elige una de estas cuatro recomendaciones y empieza ya. Así es como llegarás más lejos, y no te escudes en excusas del tipo “pero es que no has dicho que precio exacto poner”. Claro que no, depende de cada caso y negocio, depende de ti.

Por ejemplo, si acabas de empezar lo más importante es tener tus primeros clientes y luego ya irás subiendo precios cada poco tiempo o cada cierto número de clientes.

Así que haz números y ponte en marcha hoy mismo.

Escrito por

Dra Aida Baida Gil, coach certificada, doctora en Genética y fundadora de www.coachdelaprofesional.com. Actualmente trabaja con mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y quieren avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera y que buscan claridad, motivación, acción y resultados

Si quieres leer más artículos de Aída Baida visita su página.