A dónde va tu marca personal (Segunda Parte): El DAFO y la Isla

La Isla representa nuestro objetivo soñado, mientras que el DAFO analiza el origen en el que nos encontramos

Como recordaréis, en nuestro anterior post os hablábamos del primer paso para construir una marca personal. La primera fase de la estrategia es averiguar quiénes somos y hacia dónde vamos. Para saber quiénes somos, una herramienta útil será aplicar un DAFO. Estarás pensando que el DAFO es sólo para empresas. Sin embargo, también se puede  utilizar para analizarnos como personas.

Si conoces un poco esta técnica, sabrás que sirve para examinar las debilidades y las fortalezas (D/F), que se sitúan en el plano de lo interno, y las amenazas y oportunidades (A/O), que se corresponden con lo externo. Mediante ella, podemos potenciar lo bueno que tenemos y minimizar nuestros aspectos más negativos. ¿Tenemos habilidades de comunicación? Vamos a explotarlas. ¿Somos inseguros? Trabajemos con técnicas para creer más en nosotros mismos.

¿Y cuáles son las amenazas y oportunidades que pueden afectarte? Imagina que tienes 50 años, trabajas como arquitecto en una multinacional de la construcción y estás en España. ¿Cuál crees que puede ser tu principal amenaza? Supongo que no te la descubro si te cuento que corres el riesgo del despido por tu edad y el sector en el que estás. Sin embargo, tu despido puede convertirse en una oportunidad para iniciar ese proyecto por tu cuenta que llevabas tiempo acariciando pero que nunca te habías atrevido a iniciar, a pesar de que entre tus contactos tendrías potenciales clientes que valoran tu experiencia como arquitecto en una gran compañía.

¿Y qué elementos se estudian para poder completar un DAFO?

Para las oportunidades, observarás todas las tendencias y situaciones positivas externas que afectan a tu vida personal y profesional.

Para las amenazas, te fijarás en lo contario, es decir, problemáticas externas que rodean tu entorno profesional y personal.

Tus fortalezas son desde tu situación económica, que te permitirá afrontar con mayor o menor desahogo tu aventura emprendedora; tu capital relacional (cuanto más sólido y extenso, mejor);  reputación profesional previa;  habilidades y competencias en las que destaques…

Tus debilidades como profesional pueden situarse en carencias en habilidades, competencias, situación financiera precaria, conocimientos obsoletos, formación escasa…

El ciclo de vida. ¿En qué momento te encuentras?

Además del DAFO,  a la hora de sentar las bases de nuestra estrategia de personal branding, también tenemos que pararnos a reflexionar sobre el punto en el que nos hallamos en nuestro propio ciclo vida, esto es: El momento vital en el que nos encontramos. ¿Recuerdas aquello que aprendíamos en el colegio de que los seres humanos nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos? Pues esto es algo semejante. El ciclo de vida profesional se asemeja al proceso de una empresa: Introducción, crecimiento, madurez e incluso declive. ¿En qué momento te encuentras tú?  ¿Estás iniciando tu carrera profesional? ¿Eres joven, ya tienes experiencia pero quieres seguir mejorando y abarcando nuevos proyectos? ¿Has llegado a los 40 y crees que es hora de iniciar tu empresa o alcanzar verdaderas cotas de poder? ¿Sientes que has tocado techo en tu proyecto actual y necesitas encontrar nuevos caminos? Analizando dónde estás, podrás saber a dónde quieres ir y cómo llegar.

La isla

El objetivo soñado. ¿A dónde quieres ir? ¿Quieres crear tu propia empresa?  ¿Ya la has creado pero necesitas consolidarla? La isla es el lugar donde te ves dentro de unos años. Si has hecho un plan de empresa, sabrás dónde quieres estar en 5 años.

Una vez que situemos nuestra isla imaginaria, tenemos que pensar en cómo vamos a lograr llegar hasta allí.  ¿Cuál es la hoja de ruta? Es hora de trazar un plan de acción en marca personal. Ésta te va a acompañar en el logro de tu objetivo. El plan de acción abarca acciones en marketing, en imagen personal, en refuerzo de las habilidades de comunicación…

En próximos posts desgranaremos el plan de acción, pero mientras tanto te dejo con esta reflexión: para construir una marca con cimientos sólidos, la primera fase es la creación de un cuadro DAFO, el estudio de tu ciclo de vida y la marcación de objetivos.

Imagen por © Ahmed Amir via photopin cc

Escrito por

Ruth Ríos Fernández es socia de RSM Comunicación, agencia de comunicación, marketing y marca personal.

Si quieres leer más artículos de Ruth Ríos visita su página.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies