7 reglas sobre el networking

por Ruth Ríos el 9 noviembre 2012

Del online al offline las 7 claves del networking

Uno de los objetivos de la marca personal es crear y consolidar una potente red de contactos. Ésta sirve para estar bien posicionados en nuestro mercado, de forma que resultemos interesantes y logremos relaciones de valor. Sin embargo, la prueba de fuego, donde realmente mediremos nuestra efectividad, será el momento en que conozcamos in situ a esa persona a la que hemos alcanzado en Twitter o nos ha recomendado un amigo común. No sirve de nada hacer el esfuerzo de construir una imagen atractiva si luego resulta que en el cara a cara somos un auténtico bluff. Recordemos que una marca personal se basa en la autenticidad, no en vender humo ni habilidades o conocimientos que realmente no poseemos.

La red en la que nos apoyamos es fundamental para nuestro desarrollo profesional, ya que nos ayudará para posicionarnos de cara a ese deseado cambio de empleo o el inicio de nuestro proyecto emprendedor. Veamos algunos consejos para realizar un networking efectivo basado es tu marca personal:

1. Utiliza las redes sociales

Un sitio como Linkedin es un instrumento que nos da la posibilidad de contactar con personas con las que hace unos años no hubiéramos podido ni cruzar media palabra. Traza una estrategia. Decide a qué sector te quieres dirigir, qué ámbito geográfico abarcarás y con qué tipo de cargos necesitas contactar. ¿Quién es tu público objetivo? ¿Buscas empleo en el sector de la alimentación? Entonces te interesan responsables de RRHH de empresas alimentarias. ¿Quieres encontrar nuevos clientes para tu negocio? Localiza personas que puedan requerir de tus servicios por el perfil profesional que muestran en su página.

Combina Linkedin con otras redes sociales como Twitter o Facebook, agregando a los contactos de valor en varias redes, dejándoles ver tu trabajo y siendo coherente con los mensajes que das.

2. Asiste a eventos offline

El siguiente paso será ir a los encuentros offline que se convocan a través de las redes sociales. Por ejemplo, en los grupos de Linkedin o Xing se anuncian reuniones. Serán buenas oportunidades para “desvirtualizar” a aquellas personas que has conocido vía online. Procura pensar en una breve frase de presentación y mirar el listado de profesionales que van a acudir.

También ten la iniciativa de proponer reuniones personales a aquellas personas que te interesen.

3. Cuida los encuentros

Vete armado con tu mejor sonrisa; un atuendo adecuado al sitio, hora y público que vaya a estar;  ganas de escuchar y muchas tarjetas.  Recuerda que esto no es un monólogo tuyo sino un diálogo donde debes de escuchar al otro para conocerle y descubrir lo que es y lo que quiere. Así podrás decidir si te compensa desarrollar una relación profesional. ¿Puede llegar a ser tu cliente, socio o colaborador? Tras el evento, mándale un correo electrónico de agradecimiento y agrégale en las redes sociales, como forma de posicionarte en su mente.

4. Conoce a quien importa

¡Ojo! Diseña una estrategia de “desvirtualización” de contactos. No hace falta que conozcas a todo el mundo sino sólo a quien tú creas que te va a aportar algo realmente útil. De esta forma, ahorrarás tiempo y optimizarás recursos. ¿Cuál es el criterio para definir el nivel de valor de un contacto? Comprueba tu estrategia. ¿Tienes una empresa tecnológica y quieres encontrar a un socio en tu ciudad con conocimientos del sector TIC? Entonces tus esfuerzos se tendrán que dirigir a conocer a ese tipo de personas.

5. Colabora

Ofrece tu ayuda sincera en aquello que te resulte fácil de realizar y esté a tu alcance. No se trata de ser monjitas de la caridad sino de ayudarnos hoy para hacer negocio mañana.

6. Cultiva las relaciones

El cuidado de las relaciones conlleva dedicarles tiempo, ofrecer tu colaboración en lo que puedas, mantener la comunicación y preocuparte por el devenir de las personas. Discreta pero constantemente, permanece presente en la vida profesional de los demás.

7. Empieza ya

En los tiempos que corren de desempleo galopante, muchos cometen el error de iniciar su networking cuando se quedan sin trabajo. También es frecuente “acordarse” de aquellas personas que nos pueden ayudar justo cuando empieza a irnos mal, a pesar de que hacía años que no nos hablábamos. Recuerda que la red se está construyendo siempre, independientemente de que nos vaya bien o mal.

Imagen por: kylesteed via photopin cc

Etiquetas:

Escrito por

Ruth Ríos Fernández es Directora de proyectos y marketing en Verbung Personal Branding. Licenciada en Publicidad y RRPP por la Universidad Complutense de Madrid, en 2009 creó una agencia de comunicación y en 2011 una consultora especializada en marca personal para profesionales. Para todo este apasionante viaje, en Verbung disponemos de diversas herramientas tecnológicas en colaboración con nuestro recién estrenado partner Talent Tools, que además nos apoya en procesos de reorientación profesional y emprendimiento.

Si quieres leer más artículos de Ruth Ríos visita su página.