7 ideas simples para arreglar tu marketing

¿Has alguna vez has sentido que no importa cuánto dinero o tiempo gastes en tus campañas de marketing, que igualmente no funcionarán? Si te ha pasado, no te preocupes: no eres el único.

La solución para resolver tus problemas de marketing no es gastar más dinero. Gastar dinero en algo que no está funcionando normalmente solo conduce a perder más dinero.

Así que, ¿cuál es la solución?

Me encantaría poder responder a esa pregunta con una sola frase, pero como cada negocio tiene diferentes problemas de marketing, eso es imposible. Sin embargo, por suerte para ti, he conseguido despejar 7 problemas que suelen aparecer y cómo solucionarlos. Si sigues estos consejos, tu marketing será mucho más exitoso.

Solución simple 1: Explica tu historia

Tu historia no tiene porqué ser una novela. La puedes escribir en unos pocos párrafos o incluso en algunas frases.

El mayor error de marketing que hacen los negocios es no explicar lo que hacen. Si tus visitas no entienden lo que estás ofreciendo, no comprarán nada de ti. Puedes arreglar este punto fácilmente con un video explicativo o simplemente texto. No hay una manera correcta o incorrecta de hacerlo. Solo tienes que ser claro con tu mensaje.

El medio en el que cuentes tu historia depende de ti, pero asegúrate de que explicas claramente qué haces y qué ofreces. Si no, no te servirá de nada todo el marketing que hagas porque la gente no entenderá tu historia.

Si tienes problemas para escribir tu historia, escoge a unos cuantos clientes y pregúntales:

“¿Cómo describirías [inserta el nombre de tu compañía] a un amigo o compañero de trabajo?”

Esto debería darte algunas ideas. Si aun tienes problemas, comprueba este artículo. Te enseñará los tres elementos básicos para contar una buena historia.

Solución simple 2: Da tiempo a la gente para que compre

¿Qué quieres hacer cuando alguien llega a tu sitio? Venderles algo, ¿no? Como dueños o gestores de un negocio, lo que queremos es vender a nuestras visitas. Lo que es importante aprender, sin embargo, es cuando vendérselo.

Básicamente, hay tres tipos de personas que visitarán tu web:

  1. Compradores: gente que está interesada en comprarte.
  2. Observadores: gente que está mirando pero no pretende comprar.
  3. Clientes potenciales: gente que quiere aprender más, pero aun no está preparada para hacer un gasto.

Tratar con el primer grupo es fácil porque ya tienen en la mano su tarjeta de crédito, pero la gran mayoría de nuestras visitas entrarán en el segundo o el tercer grupo.

Entonces, ¿qué debería hacer?

Necesitas empezar a vender a la gente en el momento oportuno. La manera más simple de hacer esto es comenzar a recoger emails y conseguir que esa gente vuelva a tu página web cuando estén listos para comprar. Por ejemplo, las compañías de comercio electrónico lo hacen ofreciendo cupones de descuentos a cambio de tu mail.

Tienes muchas posibilidades para conseguir emails. Una vez los tengas, necesitarás crear una secuencia de emails en la que enviarás a la gente una serie de emails hasta que los conviertas en clientes.

Consejo: asegúrate de crear el menos 7 emails en tu secuencia porque intentar vender a alguien tu producto o servicio en tu primer email normalmente no tiene mucho éxito. Primero tienes que crear una relación con tus visitas con unos cuantos emails para poder vender posteriormente.

También puedes considerar crear campañas de remarketing ya que es una manera simple para que la gente vuelva a entrar en tu página. El remarketing significa utilizar las cookies de los usuarios que visitan tu página para que cuando visiten otras webs o redes sociales les aparezcan anuncios de tu compañía.

Solución simple 3: No olvides tus llamadas a la acción

Aunque probablemente sea uno de los elementos más simples de una web, es algo en que la mayoría de gestores de páginas acaban cometiendo errores. Hay 11 factores que necesitas probar para maximizar tu ratio de conversión con tu botón de llamada a la acción:

  1. Texto del botón: no siempre funciona el típico “Comprar ahora”. Prueba otras alternativas menos agresivas.
  2. Color del botón: SAP incrementó su ratio de conversión en más de un 32% cambiando su botón a naranja.
  3. Localización: coloca tu botón siempre visible y lo antes posible. Puede que también tengas que probar varias posiciones hasta encontrar la ideal para tu web.
  4. Diseño: poner símbolos de tarjetas, de confianza o incluso imágenes de tus productos alrededor de tus llamadas a la acción pueden mejorar tus ratios.
  5. Momento: enseñar tus botones antes de tu historia puede distraer a las visitas. Aprende a colocarlos en el momento oportuno de tus landing pages.
  6. Sé creativo: tus llamadas a la acción pueden ser cualquier cosa, no tienen porqué ser botones en una página.
  7. Utiliza la psicología: Ramit Sethi probó un concepto muy interesante: consiguió que la gente hiciera clic en su botón escribiendo “Don’t click”.
  8. Efectos especiales: pequeños efectos como que tu llamada a la acción acompañe al lector pueden hacer mejorar tu conversión. Tienes un ejemplo en la Hellobar.
  9. Llamadas a la acción en la salida: puedes utilizar software para disponer de un botón cuando el usuario salga de tu página.
  10. Espacio en blanco: aunque pueda parecer tonto, dejar más espacios en blanco alrededor de tu botón hará que este llame más la atención.
  11. Sin llamadas a la acción: si quitas toda opción de adquirir tu producto e incluso dices que está agotado o no tienes tiempo de ofrecer tus servicios a nadie más, puede que haga que recibas más emails preguntando por ellos. Esto mismo le pasó al conocido blogger Timothy Sykes.

Solución simple 4: Optimiza para conseguir valor vital, no ROI inmediato

Entendemos como valor vital el dinero que un cliente está dispuesto a pagar a tu negocio durante su ciclo vital. Por ejemplo, si Amazon sabe que un cliente medio compra unas 30 veces a lo largo de 3 años, no les importará perder dinero en la primera compra porque lo compensará en un futuro.

Los canales de marketing como AdWords no son baratos y su coste se incrementará con el paso del tiempo. En vez de optimizar de cara a una rentabilidad a corto plazo, deberías enfocarte en valor más longevo, como es el caso del SEO. Esto te permitirá gastar más en tu marketing y competir con marcas mayores.

Está bien perder algo de dinero siempre y cuando sepas que te compensará al final.

Solución simple 5: Optimiza para conversiones

Como he comentado anteriormente, los costes seguirán aumentando para algunos canales de marketing populares como AdWords. Los marketers tratan de centrarse en afinar sus campañas y reducir los costes.

Aunque deberías pulir tus campañas, es una batalla perdida. Al final, los proveedores como Google y Bing tienen el control de los costes y si ellos quieren subirlos, lo harán sin importar lo que hagas.

Así que, en vez de gastar todo tu tiempo en tus campañas de marketing, gasta el 25% optimizando tus ratios de conversión. Si incrementas tu ratio de conversión en un 50%, significa que tu coste al adquirir un cliente baja un 50%. Así es como puedes combatir el constante encarecimiento de los precios en los anuncios de pago.

Solución simple 6: deja de buscar el Santo Grial

Una de las preguntas más comunes que me preguntan es:

“¿Cuál es la solución para aumentar mis ventas?”

La respuesta siempre es que no hay una única solución. ¿Por qué? Te darás cuenta que cada canal de marketing te da un porcentaje de tus ventas medias. Eso significa que sin participar en varios medios, nunca conseguirás llegar a los números que están buscando.

Si resulta que eres uno de esos afortunados que encuentra una mina de oro, mejor que la aproveches mientras puedas porque no durará mucho. Tarde o temprano, otros marketers descubrirán tus trucos o tácticas y… será solo cuestión de tiempo.

Centra tus esfuerzos en crear un proceso en el que empieces una iniciativa de marketing y ves cambiándolo y probándolo para mejorar su rentabilidad. Deberías estar siempre midiendo y aprendiendo de cada nuevo hallazgo para maximizar tu oportunidad de éxito.

Así que hazte un favor a ti mismo y deja de buscar ese Santo Grial.

Solución simple 7: deja que tu producto se promocione solo

¿Alguna vez has escuchado el término “Growth hacking”? Es un concepto nuevo y una manera para hacer crecer tu negocio en la dejas que tu producto genere más clientes por ti.

Es el modelo que compañías como Facebook o Dropbox utilizan para aumentar su base de usuarios.

¿Cómo funciona? Bien, necesitas descubrir qué parte de tu producto te puede conseguir más inscripciones.

Por ejemplo, YouTube genera más visitas y tráfico para su sitio permitiendo a los usuarios incrustar videos en sus webs. Dropbox te da más espacio de almacenamiento cuando invitas a más gente a unirse. O Qualaroo consigue más inscripciones colocando “Powered by Qualaroo” en cada encuesta.

Todos los ejemplos de arriba son maneras en las que la gente ha modificado sus productos para hacer crecer su base de usuarios. Seguro que no han gastado mucho dinero en marketing.

Conclusión

No te sientas frustrado si no eres capaz de hacer crecer tu lista de usuarios o tus ingresos. Necesitas centrarte en solucionar tus problemas de marketing. Las posibilidades indican que estás fallando en al menos un punto, si no más de uno, de los descritos en este artículo. Una vez identificadas las áreas problemáticas, empieza a aplicar las soluciones.

¿En qué punto creéis que más se falla en el marketing?

 

Sobre el autor, David Yammer

David Yammer. Experto en posicionamiento web y marketing online. SEO del equipo de Posiciona Tu Web y escritor habitual en su blog.

Si quieres comentar el artículo pásate por nuestro grupo de Facebook.

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.