5 claves para crear una newsletter para emprendedores

Emprender es uno de esos verbos que más se ha utilizado en los últimos años. Donde antes residían los austeros que “montaban una tienda” ahora cohabitan los valientes “emprendedores” con ideas frescas y mente abierta que buscan canjear sus ingenios por beneficios. Gente joven, generalmente, con sueños e ilusiones. Ganas de comerse el mundo a bocados como los gastos del día a día mastican sus cuentas corrientes.

Y la tendencia continúa al alza. Según el diario El Economista, la cifra de altas en autónomos viene aumentando de manera continua desde 2010 hasta alcanzar las 715.043 personas en 2013, un 42,3% más de altas que las registradas en 2010. A principio de 2013, más del 90% de las 3.146.570 empresas españolas eran autónomos o microempresas.

¿Cuál es el secreto del buen emprendedor?

Crear Newsletter

Muchos hablan de situarse en el lugar adecuado en el momento oportuno y lo dejan en manos del azaroso destino. Otros, en cambio, hablamos de implementar estrategias que sirvan para visibilizar la empresa mediante canales de marketing que acerquen el producto al consumidor. Aquí entra en juego el email marketing, herramienta clave para emprendedores. No creas que diseñar una newsletter es la ‘tierra prometida’ para el emprendedor, es solo un mecanismo más en el camino del éxito pero que, bien recorrido, garantiza buenos resultados. Aquí 5 consejos reales de emprendedores que han creado newsletter para desarrollar su negocio:

1.- Incentivar para conseguir contactos

C. G. es una joven emprendedora que ha conseguido dar un vuelco a su negocio: una tienda de ropa infantil. La competencia en este sector junto al elevado precio de algunos textiles para niños obligó a C. no solo a conseguir nuevos clientes sino también a fidelizarlos para que repitieran en su tienda.

¿Cuál fue la solución? Recurrir a los incentivos. Ella enviaba newsletter pero no sabía que los lectores no solo quieren conocer la temporada otoño-invierno para niños de cinco años, sino que buscan ofertas, promociones, regalos para adquirir esos productos.

Es ahí cuando C. vio que, mediante la inclusión de formularios de registro en su tienda online o en la física, podía preguntar a los clientes algunos datos como los cumpleaños de padres e hijos, nombres, gustos, estilo de ropa… Ahora, cuando se acerca el aniversario de algún cliente, la tienda de C. tiene una oferta exclusiva y personalizada para ellos. Un recordatorio que ilusiona a los más grandes porque transmite cercanía entre marca y cliente, una proximidad que todo emprendedor debe mantener. Además, el clásico “boca a boca” sirve cuando se trata de promocionar alguna tienda. Piénsalo, si te sientes mimado e incentivado por una marca, ¿no la recomendarías a tus amigos, conocidos, familiares…?

2.- Crear newsletter para un público específico

Crear Newsletters

Parece un rasgo evidente pero algún que otro empresario no lo ha tenido en cuenta. Hay aspectos del marketing que no son tangibles y van más allá de la conciencia, llegando a un estado mental del consumidor e influenciando su decisión sin apenas percatarse.

A la hora de desarrollar una estrategia de email marketing, no solo hay que pensar en qué fotos voy a poner en la newsletter, sino que hay que hacer un trabajo previo de estudio del target al que vamos a enviar la comunicación. Porque no todos somos iguales y, dependiendo de la naturaleza del negocio y de lo que queramos transmitir dentro de ese negocio, deberemos seleccionar a unos destinatarios o a otros y también escoger una plantilla newsletter específica, con un diseño concreto. Esto es lo que se denomina segmentación.

M.A. no conseguía una tasa de apertura ni una conversión de ventas mayor porque no segmentaba. Este emprendedor tiene una protectora de animales que trabaja con varias mascotas, buscándoles nuevos hogares y acogiéndolas en períodos vacacionales. ¿Qué le pasaba a M.A. cuando quería crear una newsletter de éxito y fracasaba? Pese a la buena voluntad de su labor, este chico no utilizaba plantillas con un diseño adaptado al sector mascotas (que siempre vienen con algunos detalles decorativos como huellas, collares, cuencos de comida, siluetas de huesos…) ni incluía fotos de las mascotas, así como tampoco dividía sus contactos en grupos y enviaba información de perros a personas que son más propensas a los gatos, y viceversa. Un fracaso.

Cuando tienes una base de datos limpia y segmentada, no cometes fallos. Imagina que odias los gatos o que tienes fobia a los conejos, ¿cuál sería tu reacción al recibir una newsletter con información de estos animales? Seguramente sentirás rechazo hacia el contenido y a la marca. Pensarás que no va contigo, que no te conocen y que seguramente lo habrá enviado una máquina. Entonces, pasas a la acción de darte de baja (con la consiguiente pérdida de un cliente para la empresa) y, en el peor de los casos, marcarás la newsletter como spam, perjudicando en gran medida a la empresa. M.A. aprendió la lección y desde entonces lo tiene claro: “divide y vencerás”.

3.- Ni demasiada frecuencia ni caer en el olvido

Cuando tienes un negocio y te dedicas a ofrecer un producto y/o servicio es necesario mantener un hábito y no una rutina. Lo rutinario resulta tedioso y para nada motivante. Lo habitual es aquello que hacemos con cierta frecuencia y que no nos produce insatisfacción ni desgana.

Esta definición sirve tanto para los que mandamos newsletter y las recibimos. Como usuario, seguro que alguna vez te han saltado notificaciones de la típica empresa que te envía información cada día e incluso las más osadas, varias veces en la misma jornada. Error. Una de las “consecuencias” del desarrollo de la era tecnológica es que se ha maximizado el “individualismo” del ser humano, cada vez más autónomo y aislado. Es por ello que, igual que en una tienda física nos sentimos acosados si el dependiente nos insiste demasiado, en la red ocurre lo mismo. Crear newsletter y enviarla con demasiada asiduidad genera malestar y hastío en el usuario con altas posibilidades de abandono por su parte.

Pero lo que le ocurrió a L.B. fue justo lo contrario. Ella es masajista y su problema fue que creyó que esto del email marketing era algo que se hacía a menudo…demasiado a menudo… y la olvidaron. Ella se justificaba alegando que ya sus clientes conocían sus tratamientos, que no inventaba nada en el mundo de los masajes y que, ¿para qué enviarles información? Pues por algo tan simple como necesario: para recordarles que estás ahí.

Piensa que cada día recibimos decenas de emails (sin contar los que se cuelan en el spam) así que, si nos dormimos en los laureles, acabaremos cayendo en el olvido de nuestros contactos. No es bueno pasarse ni quedarse corto, pero mínimo una o dos veces por semana es bueno realizar envíos.

4.- Crear newsletter es llamar la atención en todos los aspectos

crear-newsletter-mailify-segmentacion

Asunto: Descuentos en camisetas y faldas
Preheader: ¿No lo ve bien? Pulse aquí para ver en el navegador
Mensaje: Esta semana tienes descuentos en las siguientes prendas, para verlas haz clic aquí.

Asunto: ❤ Hemos pensado en ti y te traemos un regalo
Preheader: Promoción exclusiva por tu fidelidad, ¿nos vamos de compras?
Mensaje: Fotos grandes, textos llamativos, uso de botones Call-To-Action, enlaces…

¿Sigues sin ver la diferencia? Asombra cómo un mismo mensaje y objetivo (vender) puede enfocarse de maneras tan diversas. Todos abriremos antes el segundo mensaje que el primero. Solo con ver el asunto ya nos llama la atención, pues la inclusión del emoticono (muy recomendable) hace destacar al email en la bandeja de entrada, y eso ya es un logro.

O.F. es un chico que abrió un bar de copas y decidió iniciarse en email marketing. Sin embargo, la originalidad la tenía un poco diluida puesto que sus mensajes pasaban aún más inadvertidos que el primer ejemplo. O.F. no se había dado cuenta de que estamos bombardeados por el mismo léxico comercial día tras día en todos los medios de comunicación. Es por ello que ya el término “descuento” u “oferta” casi nos dejan igual. El poder de la comunicación es que puede moldearse para causar el mismo efecto con una forma diferente, por ello hay que implementar estrategias creativas que enganchen al destinatario.

Además, sobra decir que la era digital viene cargada de gráficos, colores, imágenes, textos, audiovisuales, movimientos… todos los elementos del diseño gráfico pueden (y deben) incluirse en la newsletter para absorber al lector y dirigirle hacia las landing pages que queremos.

¿Y eso cómo se consigue? Pues a través de los botones CTA (Call-To-Action) que son enlaces que se colocan a lo largo del mensaje, con un tamaño, grosor, tipo de letra y color diferente al resto del newsletter para que guíen el nervio visual del lector y consiga hacer clic. O.F. comprendió que debía cambiar su mensaje y desde entonces incluye un CTA con forma de cóctel que lleva al lector a una página con promociones en combinados de su local. Genial forma de crear newsletter atractiva.

5.- El email marketing es aprender del pasado para mirar al futuro

Este es quizás la clave que todo emprendedor debe grabarse en la mente si quiere prosperar haciendo newsletter. Pero ante todo, hay una idea que hay que tener clara: errar es de sabios, de humanos y de lo más normal. Es más, en email marketing, se agradece.

Lo bueno de trabajar en marketing es que los resultados se pueden medir. Y aunque no parezcan demasiado divertidas las cifras, porcentajes y gráficos es donde reside la clave del éxito. Nuestra campaña de emailing va a ser mejor que ayer y peor que mañana porque vamos a fijarnos en los datos que nos aportan las estadísticas de email, entre las que destacan:

  • Tasa de apertura: Número de veces que se ha abierto el mensaje con relación a los destinatarios. Un dato muy útil para ver qué tipo de mensajes funcionan más que otros, si entretenemos o aburrimos a los contactos.
  • Tasa de clics acumulados: Número total de clics que se han hecho dentro del mensaje. Con este porcentaje podemos saber si nuestros CTA funcionan. Si tenemos una tasa baja, deberíamos cambiar el diseño de la newsletter para llamar más la atención.
  • Bajas y rebotados: Interesante porcentaje para mantener limpia nuestra base de datos. Nos indica aquellos clientes que han dicho adiós a nuestro boletín electrónico y los que no han recibido el email porque eran correos falsos, les faltaba algún carácter…
  • Tiempo de lectura: Muy curiosa esta cifra para saber si tenemos contactos que se entretienen leyendo o son más rápidos y prefieren otro tipo de contenido más multimedia y digerible.
  • Geolocalización: Una estadística muy útil para no enviar promociones o eventos especiales a personas que se encuentren muy lejos o tengan imposibilidad de acudir. Te permite conocer también desde qué zonas se abre más tu mensaje, dándote la opción de conocer más a tu público.

 

Sobre el autor, Carlos Cuéllar

Carlos es Periodista e Internacionalista. Apasionado del #MarketingDigital y #SocialMedia. Especializándose en email marketing porque la arroba es bella. Vive, comparte y aprende. Twitter: @Livirii

Escrito por

En Emprenderalia contamos con multitud de colaboradores de muy diversas disciplinas, que ofrecen su conocimiento y experiencia a todos vosotros. Puedes encontrar más información del autor de este artículo al final del mismo. Si quieres compartir con nosotros algún artículo original relacionado con el mundo emprendedor, te explicamos como colaborar.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies